30 | 03 | 2015
Dificultades para economías regionales del sur bonaerense y el valle de Río Negro
Frutas, hortalizas y miel se encuentran en jaque por el atraso cambiario y las complicaciones que estos productos tienen para comercializarse.
Comentarios
Imprimir
Recomendar
Tamaño texto

El primer bimestre del año comenzó siendo desfavorable para las exportaciones de miel. Con base en datos de SENASA, las salidas se redujeron en un 60% al comparar enero-febrero de 2015 respecto al mismo período del año anterior. Esto se debe a malos resultados para la producción de miel del país junto con menores compras desde Estados Unidos y Europa.

Para el caso de las hortalizas más representativas de la región, también surgen caídas en la comercialización al exterior. El ajo redujo sus exportaciones en un 4% en el primer bimestre de 2015 versus 2014, mientras que para el mismo período también cayeron las ventas de cebollas en 8%. En este último caso, se observa que Brasil incrementó sus compras en este mismo período en la Argentina, a pesar de que su producción tuvo un leve incremento del orden del 3% en la campaña 2014/2015, esto según datos de la secretaría de agricultura del Estado de Santa Catarina, uno de los principales productores de cebollas de Brasil.

Por su parte, quienes están seriamente comprometidos en cuanto a su desempeño, son los productores frutícolas. Los datos de comercio exterior del primer bimestre de 2015 son altamente desfavorables, con caídas del 30% en las exportaciones de peras y del 56% en manzanas. La merma responde a menores compras provenientes de Europa y Brasil. Para este último país, el vínculo comercial se vio más afectado aún no solo como consecuencia de menores operaciones comerciales per se, sino que se acentuó luego de suspender las compras a nuestro país aduciendo problemas sanitarios.

Este tipo de economías regionales están seriamente comprometidas dado que a las menores ventas se suman los incrementos en costos de producción. El atraso cambiario genera magros márgenes de rentabilidad al momento de colocar la producción fuera del país y vuelve menos competitivo los productos nacionales. Cabe destacar que el mercado externo es fundamental para las peras y la miel, siendo muy importante también en el caso de la manzana y las hortalizas, producciones en las que los envíos al exterior representan una buena parte de lo producido en el país.

Para citarlo como caso de referencia, los productores de peras y manzanas del Alto Valle de Río Negro manifiestan que los precios actuales sólo alcanzan para cubrir, en promedio, la mitad de lo necesario para desarrollar la actividad. Es por ello que a principios de año se dieron lugar a manifestaciones en las rutas rionegrinas, arrojando parte de su producción a la calle. A la espera de que se cumpla la llegada de parte los subsidios prometidos que aún restan entregarse, los productores frutícolas aumentaron su preocupación luego de las trabas comerciales de Brasil. Ello, mas el atraso cambiario generó que aún estén en planta el 25% de la producción nacional. Téngase en cuenta que, según una nota publicada por el gobierno de Río Negro, sólo por la merma comercial en precios y cantidades, este 2015 podría significar 100 millones de dólares menos para la zona productiva del Valle rionegrino. Considerando márgenes cada vez menores, el balance negativo se estima en 180 millones de dólares para esa zona.

La referencia en cuanto al atraso cambiario es notoria siendo que desde enero de 2004 hasta febrero de 2015 la variación del tipo de cambio fue del 200%, mientras que para el mismo período el Índice de Precios general se incrementó casi un 625%. La devaluación de principios de 2014 generó un alivio a los productores que colaboró para intentar corregir desequilibrios previos. Sin embargo, desde febrero de 2014 el tipo de cambio nominal oficial pasó de 8 pesos por cada dólar a 8,75 pesos por dólar hacia febrero de 2015, incrementándose algo más del 9%. Para el mismo período, la inflación subió un 37% y el precio del litro de gas oil en Villa Regina subió un 24%, por lo que se habría perdido nuevamente ese margen que la cotización del dólar había permitido recuperar a productores de este tipo de economías regionales.


Envíe su comentario:

SUSCRIBIRSE