25 | 03 | 2014
Panorama del mercado automotor en Bahía Blanca
Luego de un año récord en ventas como el 2013, un conjunto de factores generaron dificultades en el mercado automotor lo que traerá aparejado una contracción en las ventas y gran incertidumbre para el presente 2014. Una visita a referentes de la actividad presentó el estado de situación en nuestra ciudad.
Comentarios
Imprimir
Recomendar
Tamaño texto

El año 2013 fue récord en ventas tanto de automotores nuevos como usados en Argentina. Bahía Blanca no fue la excepción y contó con más de 8.200 patentamientos de vehículos nuevos y más de 22.600 transferencias de motovehículos usados.

Respecto a la comercialización de autos nuevos, una serie de factores permitió incentivar esas ventas, dentro de las cuales se destacan la búsqueda de un refugio respecto a la inflación, siendo que el mercado cambiario no se encontraba disponible y el mercado inmobiliario no resulta tan accesible, las distorsiones en el mercado cambiario de divisas que generaron diferencias importantes entre las cotizaciones oficiales y no oficiales, las alternativas crediticias brindadas por terminales de fabricación de automotores, todo lo cual facilitó el acceso a un 0 kilómetro.

Este dinamismo en el sector ocasionó una presión de demanda no sólo de automóviles importados sino también de autopartes para la fabricación de unidades dentro del país, lo cual incrementó el déficit comercial del sector automotor en el país. Como consecuencia de ello, se implementó un tributo a los bienes de lujo, lo cual impactó en la comercialización de vehículos de alta gama. A esto se sumó una fuerte devaluación a principios del 2014 y un encarecimiento en los créditos, dado el incremento aplicado en las tasas de interés de depósitos a plazo con el objeto de atraer dinero hacia esta alternativa de ahorro.

El conjunto de medidas comentadas anteriormente produjo una notable contracción en el mercado automotor provocando dificultades en el funcionamiento no solo de concesionarias, sino también de terminales fabriles a principios del 2014. Con diversos matices, las concesionarias de Bahía Blanca dedicadas a la venta de autos nuevos de distintas gamas y a la venta de automotores usados, prevén un año complicado debiendo concentrar muy bien sus recursos a actividades que permitan sobrellevar la situación. Sin embargo, la contracción en el empleo sectorial es una medida que se ha llevado a cabo y podría continuar de seguir con el presente panorama desalentador para este tipo de actividades.

Localmente, la actividad es desempeñada por unos 20 concesionarios de autos nuevos y alrededor de 30 concesionarios destacados de automotores usados, y empleaba al 2013 unas 840 personas de manera directa, aproximadamente. En vista de alguno de estos empresarios, las entidades vinculadas a venta de autos nuevos de alta gama contarán con numerosas dificultades durante el 2014. Por su parte, los vendedores de autos usados, deberán contar con intuición para realizar transacciones que les permitan salir beneficiados y mantener la liquidez del comercio. Por último, las concesionarias que venden autos nuevos principalmente de gama media, podrán apoyar los resultados del 2014 en unidades de negocio complementarias a las de comercialización, como el taller oficial, la venta de repuestos originales u otras actividades.

Considerando puntos específicos de la operatoria del sector,

  • En general los referentes locales no creen que el 2014 sea más complicado que el 2013 respecto a la importación de unidades, debido principalmente a la menor tracción de la demanda del país.

  • Con respecto al impuesto a los autos de alta gama, se considera un impacto marginal para el conjunto del mercado del orden del 3% al 4%, aunque reconocen que a entidades que atienden sólo este tipo de segmentos, la contracción de las ventas será muy grande, poniendo en riesgo la continuidad de este tipo de negocios. Se esperan medidas oficiales al respecto.

  • Por otra parte, esperan que a partir de marzo vuelvan a surgir precios bonificados y créditos a tasas convenientes por parte de las terminales de fabricación para estimular la demanda de este tipo de bienes.

  • Pasando a considerar los planes de ahorro, concuerdan que se verá una retracción tanto de los vigentes como de los nuevos compradores, aunque quienes se dedican a este tipo de comercialización plantean que siguen siendo convenientes dado que las alternativas de colocación de dinero aún son escasas.

  • Empresarios de la actividad entienden que en el 2014 el perfil del cliente será menos consumista y se concentrará en aquellos que generalmente hacen un recambio de la unidad. También destacan que puede haber una traslación de demanda entre modelos dentro de cada una de las marcas, aunque no descartan una mayor competencia entre concesionarios para captar el menor número de clientes en el mercado. Si bien, en algunos casos, presentan al mercado de usados como un sector que podría contar con buenos resultados, responsables de este tipo de entidades comentan que las ventas en lo que va del 2014 han sido de las peores dentro de la trayectoria de sus agencias.

  • En más de una ocasión hacen mención que el 2014 podría ser un buen año para actividades de mantenimiento de vehículos, dado que la adquisición de una nueva unidad, ya sea nueva o usada, podría verse postergada por el menor poder adquisitivo y la incertidumbre reinante.

Anticipo de la nota editorial que saldrá publicada en el IAE 133

Envíe su comentario:

SUSCRIBIRSE