CREEBBA - Indicador de Actividad Económica - IAE Nro. 89

Indicadores de Actividad Económica (IAE) Nº 89
noviembre 2006


 

 

Nota Editorial

 


El impacto de las distorsiones de precios

• A medida que transcurre el tiempo, aumentan en forma creciente las posibilidades de una corrección caótica de los desajustes en la estructura de precios.

• La disminución de los márgenes se ve compensada por un alto nivel de ventas; esto explica de algún modo, el apoyo con reparos de una parte importante del sector empresario a la política económica actual

• Las intervenciones gubernamentales han generado una estructura de precios sumamente adversa para los intereses de la economía regional

Las razones del fuerte crecimiento

La economía mantiene un elevado ritmo de crecimiento. El año podría cerrar con una expansión cercana al 9% anual, asegurando para el próximo un piso de expansión en torno a 4 puntos anuales por un simple recurso estadístico conocido como efecto arrastre . La continuidad del crecimiento contrasta con la mayoría de los pronósticos que anticipaban una posible desaceleración para el segundo semestre. La razón de este desempeño superior al esperado obedece a dos factores principales; la escalada de precios en el mercado internacional de los productos que el país exporta y la continuidad de la políticas expansivas del gobierno.

El producto crece impulsado por un creciente nivel de demanda tanto interno como externa. En el plano externo, los precios de los productos exportables mantienen una firma tendencia alcista, generando un fuerte ingreso de divisas por ventas al exterior. Este flujo de capitales es reforzado por fondos tentados por el elevado diferencial de rendimientos reales en moneda extranjera que ofrecen los títulos públicos argentinos en comparación a activos financieros en el exterior.

En el plano interno, el consumo no detiene su crecimiento, impulsado por la expansión de la masa salarial real y el aumento del crédito. La suba de la masa salarial es generada tanto por el crecimiento del empleo como por la importante recuperación de los salarios reales en los dos últimos años. En un marco de incertidumbre con respecto al futuro a mediano plazo, recomposición de ingresos reales y expectativas de inflación elevada; prevalece una mayor propensión al consumo de bienes y servicios, realimentando el ciclo.

El costo de la política para contener la inflación

Acompañando la tendencia de fuerte crecimiento, en los últimos meses también se ha revelado una dificultad creciente por parte del gobierno para mantener los controles de precios. En este sentido, se han planteado reclamos por partes de representantes de distintos sectores. En general, los representantes de empresas destacan la reducción de márgenes por el creciente peso de los costos, entre los que cabe destacar salarios e impuestos. A modo de ejemplo, se puede citar los conflictos con las empresas de medicina prepaga y de expendedores de combustibles. Las dificultades generadas por las intervenciones son cada vez mayores en el sector agropecuario. La brecha entre precios internos e internacionales tiende a crecer y los productores se encuentran inmovilizados por la incertidumbre ante los constantes cambios y anuncios oficiales sobre medidas que afectan la cadena comercial de la actividad.

Estas situaciones son un claro reflejo de los efectos generados por las intervenciones gubernamentales para contener la inflación. En contrapartida, se percibe cierta normalidad en el frente gremial, tras la fuerte recomposición del salario real y acuerdos con los principales líderes sindicales. Esta es una de las diferencias con respecto al año anterior. La política de control de precios implementada sobre fines del 2005 como consecuencia de la aceleración de la tasa de inflación, significó un cambio de frente del gobierno. Los conflictos sindicales por reclamos salariales que se intensificaron en la segunda mitad del año pasado, durante el transcurso de este año han tendido a ser reemplazados con conflictos cada vez más frecuentes con sectores empresarios por problemas de rentabilidad.

Esta estrategia puede dar muy buen resultado quizá desde una perspectiva política centrada en evitar peligrosas situaciones de inestabilidad social, pero desde un enfoque económico presenta importantes costos, a los que se hacen referencia a través de la expresión “distorsión de precios”. En pocas palabras, la estructura de precios forzada por las intervenciones del gobierno dista cada vez más de la que prevalecería en ausencia de estas medidas. El resultado es la generación de demandas crecientes sobre recursos cada vez más escasos y una falta de respuesta a esta escasez por el lado de la oferta, a través de nuevas inversiones, porque se diluye el incentivo de generar beneficios a través de precios que deberían tender al alza. Este costo por la mala asignación de recursos es sumamente significativo y en los análisis tiende a pasar desapercibido por la dificultad de medición. Para intentar reflejar la magnitud de este efecto negativo, bastaría preguntarse cual podría ser los ingresos del sector agropecuario regional si los precios de su producción se alineasen con los del mercado internacional. El país debe invertir sus recursos en sus usos más productivos, es decir, en sectores con claras ventajas competitivas. Este proceso se ve severamente obstaculizado por las distorsiones de precios. Las pérdidas de productividad es el costo.

El problema de las distorsiones presenta cierto reconocimiento de sectores empresarios y políticos, pero el consenso pareciera diluirse, al menos públicamente, al momento de discutir su relevancia. Es una amenaza que puede condicionar la sustentabilidad del proceso pero, quienes optan por relegarlo a un segundo plano, señalan que esto es una preocupación en el largo plazo. En el otro extremo, se encuentran quienes podrían estar de acuerdo con la expresión anterior pero agregarían que a medida que se posterga la solución del problema, decrecen las posibilidades de revertirlo de una forma ordenada. En otros términos, puede ser algo que suceda en el largo plazo pero a medida que transcurre el tiempo, aumentan en forma creciente las posibilidades de una corrección caótica de los desajustes en la estructura de precios.


 

Bahía Blanca en el contexto de otras ciudades argentinas

Bahía Blanca ocupa un lugar destacado entre las principales ciudades del país, no sólo desde el punto de vista poblacional, sino también por su atractivo para inversiones, infraestructura, disponibilidad y calidad de recursos humanos, localización estratégica, calidad de vida y tantos otros aspectos que interesan al momento de calificar a una ciudad, tanto como ámbito de desarrollo de proyectos de inversión y negocios, como simplemente lugar para vivir. Si bien la importancia local es reconocida y se cuenta con una idea general del peso relativo de la ciudad en el contexto del país y, fundamentalmente, de otros centros urbanos de escala semejante, resulta de interés precisar y reforzar esa idea, a partir de la comparación de indicadores cuantitativos correspondientes a distintas áreas de interés. El propósito de este informe es brindar una primera aproximación del posicionamiento de Bahía Blanca como ciudad, a partir de la confrontación con otros centros urbanos destacados, de indicadores que configuran el ambiente económico, el clima social, las condiciones de vida, la infraestructura y otras dimensiones de interés.

 
Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás


 

Exportaciones regionales: una mirada de largo plazo

Entre 1992 y 2005 el total de exportaciones a nivel nacional presentó altas tasas de crecimiento: 142% en volumen y 228% en valor. A grandes rasgos, el incremento en volumen exportado se fundamentó en tres tipos de producción: agropecuaria, combustibles y energía y manufacturas de origen industrial y agropecuario. Estas últimas, pese a constituir exportaciones de bajo volumen, registraron altas tasas de crecimiento. En este contexto, resulta de interés conocer cuál ha sido el desempeño exportador local. Con tal propósito, la presente edición ofrece un análisis de largo plazo de las exportaciones oficializadas en la aduana de Bahía Blanca. Se investigarán aspectos tales como similitudes o diferencias con la dinámica exportadora nacional, la capacidad portuaria para adaptarse a mayores volúmenes, la diversificación en productos y destinos, los cambios de largo plazo en la composición de la canasta exportable y la evolución de los precios de exportación.
 
Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás


 

 

Producción de trigo desde una perspectiva histórica

En la producción agrícola del sudoeste de la provincia de Buenos Aires, el histórico predominio del cultivo de trigo, merece ser analizado desde una perspectiva histórica, para encontrar las razones por las cuales se mantiene esta preeminencia del cereal sobre el resto de los cultivos, analizar cuales fueron las consecuencias de este fenómeno en la evolución del sector agropecuario regional, observar como impactaron las políticas macroeconómicas aplicadas y encontrar las causas por las cuales la región no pudo acompañar la evolución que exhibió el resto del país, en términos de crecimiento de la producción y composición de la misma. Este aspecto relevante en el sector agropecuario regional, en donde se refleja una clara dependencia en la asignación de la tierra hacia el cultivo en cuestión, expresa una de las principales restricciones que se mantiene desde hace décadas en la región analizada, aspecto que será considerado en el presente informe. En particular, se examinarán diversas cuestiones vinculadas al cereal en la región, desde el año 1970 hasta la actualidad, con el objeto de mostrar su evolución en todo el periodo considerado.
 
Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás


 

La importancia del sector petroquímico

Una vez concluidas las grandes ampliaciones en el Polo Petroquímico local y luego de la crisis de fines de 2001, las inversiones en el sector por parte de las empresas se vieron temporalmente relegadas. En esta clase de industria las empresas tienen dos alternativas principales de inversión. La primera de ellas es la realización de obras de ampliación de escala o bien el desarrollo de nuevas líneas de producción. La segunda alternativa se relaciona con las inversiones necesarias para mejorar la capacidad instalada existente y las requeridas para mantener procesos de producción competitivos. Si bien los montos de inversión en estos casos resultan menos impactantes que los procesos inversores que se observan en los períodos de instalación o ampliación de empresas, también tienen un impacto muy significativo en la comunidad porque garantizan el óptimo funcionamiento de la actividad petroquímica. El presente informe ofrece cifras sobre capacidad instalada, producción y exportaciones, que ponen de manifiesto la importancia del sector para la economía regional.
 
Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás


 

 



SUSCRIBIRSE