CREEBBA - Indicador de Actividad Económica - IAE Nro. 88

Indicadores de Actividad Económica (IAE) Nº 88
septiembre 2006


 

 

Nota Editorial

 


Dudas sobre sustentabilidad del superávit fiscal

Algunas medidas del gobierno nacional plantean interrogantes sobre la sustentabilidad del superávit fiscal.

Pese a los buenos indicadores macroeconómicos, persisten desequilibrios que afectan las perspectivas de largo plazo.

Un factor de preocupación reside en el claro deterioro del resultado fiscal a nivel de las provincias.

La economía mantiene fuertes tasas de crecimiento. Para el segundo semestre, se proyecta un ritmo de crecimiento del PBI en un rango que va del 7,5% al 8% anual. La expansión del producto va acompañada por un fuerte incremento del empleo y del crédito. La inversión sigue el proceso de expansión económica, pero no con la intensidad que cabría esperar en economías que crecen a tasas cercanas a los dos dígitos anuales.

Pese al buen desempeño de los principales indicadores macroeconómicos, persisten serios desequilibrios que ensombrecen la perspectiva de mediano y largo plazo; los controles de precios, los elevados niveles de pobreza y las dificultades en el abastecimiento energético. Con los controles de precios, el gobierno ha logrado el objetivo de contener el índice de precios al consumidor (IPC) en torno a niveles no muy superiores al 10% anual. El IPC es un indicador crítico. Cabe reconocer que un índice contenido propició una disminución de las presiones para la recomposición de salarios y del porcentaje de hogares con niveles inferiores a los de la línea de pobreza. En ambos casos, la experiencia de los últimos años revela, que cuando el conflicto crece, genera un gran desgaste al poder político y en no pocas oportunidades desembocan en episodios violentos. Si bien una disminución forzada del IPC alejó momentáneamente el riesgo de conflictos sociales, impuso muy elevados costos que en la actualidad se deben comenzar a afrontar.

Entre estos costos, un claro ejemplo es el, tantas veces advertido problema de abastecimiento energético. El país consume su oferta exportable, paralelamente se apuesta a que las altas temperaturas en invierno y las lluvias en verano alivien el problema. La demanda ha crecido al impulso del crecimiento de la economía y los bajos precios de la energía. Por el lado de la oferta, no hay interés del sector privado en proyectos de rentabilidad ajustada por los bajos precios, en tanto que desde el sector público, se anuncian planes para la construcción de nuevas de suministro pero que requieren años para su puesta en marcha. Frente a este cuadro de situación tanta veces alertada por los analistas, el resultado es que comienza a evidenciarse dificultades en el suministro eléctrico que posiblemente desemboquen en medidas de racionamiento de la oferta durante los próximos meses. El mediano plazo esta cerca.

En los últimos meses se han agregado algunas dificultades adicionales que generan serios interrogantes sobre la sustentabilidad del superávit fiscal en el mediano plazo por las presiones alcistas en el nivel de gasto del Estado. Por el lado de las provincias, se advierte un claro deterioro del resultado fiscal, particularmente en el caso de Buenos Aires que cerraría el año con déficit. Las dificultades financieras de los gobiernos provinciales, generados por aumentos salariales y obra pública, amenaza el superávit del gobierno nacional, por cuanto, la deuda provincial se refinanció fundamentalmente con aportes del estado nacional. La reversión de este problema requiere de un aumento de la presión tributaria provincial o una reforma en la estructura administrativa de los gobiernos provinciales. Por razones económicas, en el primer caso, y por razones políticas, en el segundo, las acciones para revertir el cuadro de situación lucen improbables y por lo tanto, cabe esperar dificultades en las provincias que podrían impactar en forma significativa sobre el resultado primario global. Además de ello, se abren dos frentes adicionales de problemas que podrían ocasionar un fuerte impacto negativo sobre las finanzas del Estado Nacional. El primero es el fallo de la Corte Suprema que impone la obligación por parte del Estado de iniciar una gradual recomposición en términos reales en los pagos de jubilaciones y pensiones. La segunda medida, es el nuevo plan de jubilaciones para personas que no hayan realizado aportes. Por el momento, hay pocos elementos que permitan un cálculo preciso del costo fiscal de estas medidas; tan solo la certeza de que a partir del próximo año, generaran una fuerte presión alcista sobre el gasto público.

 


 

Creditos hipotecarios blandos

El gobierno lanzó un plan de créditos hipotecarios blandos dirigidos a inquilinos.

Se prevé un impacto relativo de las nuevas líneas, básicamente por el retraso del ingreso real.

La securitización de hipotecas se plantea como un instrumento positivo para el mercado.

A mediados del mes de agosto, el gobierno presentó un plan tendiente a facilitar el acceso del público al crédito hipotecario, por un lado, y a incentivar la construcción de viviendas con destino a alquiler, por el otro, con el propósito de aumentar la oferta y frenar así el aumento de los valores locativos. Con respecto al primer punto del plan, surge de inmediato el interrogante acerca del alcance y la efectividad de la medida, es decir, hasta qué punto incidirán las facilidades introducidas sobre la demanda global de créditos y en la movilización del mercado inmobiliario.

Aunque aun restan cuestiones a definir y precisar, como el valor de las tasas aplicables, los ingresos netos exigidos, la afectación máxima permitida de ingresos al pago de la cuota y los requisitos mínimos de calificación, es posible realizar un pronóstico preliminar y general sobre las posibles implicancias de los nuevos créditos.

En la edición 86 de Indicadores de Actividad Económica se hizo un análisis de la oferta actual de préstamos hipotecarios y personales, detallando las principales características de los mismos y estimando el mercado potencial para Bahía Blanca y las posibilidades concretas de endeudamiento individual según el plazo de cancelación supuesto. La conclusión a la que se llegó fue que una ínfima parte de la población con ingresos está en condiciones de calificar para un crédito, a la vez que la capacidad máxima de endeudamiento se encuentra muy alejada del precio actual de un inmueble estándar. ¿Se modifican estas conclusiones a partir de la iniciativa gubernamental de lanzar créditos con condiciones preferenciales? La pregunta intentará responderse en la presente nota.

 
Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás


 

El mercado de capitales y el financiamiento a empresas locales

La crisis del sector bancario permitió redescubrir otras alternativas del mercado de capitales para la captación de nuevas fuentes de financiamiento de largo plazo.

El desarrollo del mercado de capitales constituye un objetivo estratégico para impulsar el crecimiento de las economías regionales

Predominan formas convencionales de financiamiento y escasa inserción de estrategias novedosos y/o con un mayor grado de sofisticación.

Características de la región como plaza financiera

La ciudad de Bahía Blanca tradicionalmente se ha caracterizado por ser una importante plaza financiera del interior del país. En la actualidad y más aún en década anteriores, se ubica entre el conjunto de ciudades con mayores depósitos per capita. El sistema bancario local esta conformado por un gran número de entidades bancarias públicas y privadas, y en particular, siempre se ha contado con sucursales de las principales entidades del país. En otros años, tuvieron su inicio en la ciudad, entidades que luego supieron ganar una importante participación en el sistema bancario del país. Esta nutrida presencia de entidades se explica por ser una región con fuerte disponibilidad de ahorros a partir de rentas que históricamente surgieron de la actividad agropecuaria y del comercio, tanto de bienes como servicios, con una vasta zona del interior del país, y que por lo tanto generaban la necesidad a sus propietarios de demandar instrumentos de ahorro.

Al igual que la mayoría de las ciudades del interior, siempre se detectó una importante brecha entre depósitos y préstamos. La capacidad prestable generada por los depósitos supera en forma holgada el monto de préstamos. El ahorro doméstico tiene dificultades para reciclarse hacia inversiones y esto, de alguna manera delata la pérdida de oportunidades de crecimiento por cuanto la economía regional no logra utilizar plenamente su dotación de capital. El problema no responde a una única causa, podría haber razones tanto por el lado de la oferta como de la demanda de préstamos. En relación a la oferta, puede que la pérdida de entidades locales le haya restado dinámica a la capacidad de identificar y otorgar créditos a inversores locales con proyectos que ofrezcan una razonable capacidad para el repago de los compromisos financieros. Desde otra perspectiva, las dificultades para descentralizar las operaciones de bancos con casa matriz en Capital Federal podrían restarles agilidad en la tarea de aumentar su cartera de préstamos en el ámbito regional. Por el lado de la demanda, la principal restricción consiste en la imposibilidad de acceder al circuito de créditos bancarios a empresas e individuos que no están al día con sus obligaciones legales, impositivas y previsionales. A esto habría que sumar en la actualidad, la reticencia a tomar deuda después de la última crisis económica y la dificultad para proyectar ingresos a mediano y largo plazo en un contexto de elevada incertidumbre. Este conjunto de factores contribuirían a explicar la renuencia por parte de las empresas a asumir riesgos financieros a través de la solicitud de préstamos en el circuito bancario.

De cualquier modo, pese a la brecha cabe destacar que en los últimos se observa una notable recuperación del sistema bancario local, primero a través de un fuerte crecimiento de los depósitos y más recientemente, de los préstamos personales y prendarios seguidos con algún retraso por los hipotecarios. La tendencia local sigue una trayectoria similar al del sistema bancario en su conjunto. El resurgimiento de los préstamos es muy significativo en lo que va del año en curso, pero el principal desarrollo se da en el segmento de personas, con necesidad de financiamiento para la adquisición de bienes de consumo durable. El segmento de empresas presenta más dificultades de expansión. No obstante, la actividad económica crece y junto con ella las necesidades de financiamiento de las empresas. El riesgo les genera dificultades para proyectar en el mediano y largo plazo, y por lo tanto, surge como fuente financiera preferente la reinversión de utilidades. A nivel del país, las grandes y, cada vez con más intensidad, las medianas empresas exploran fuentes de recursos diferentes al tradicional crédito bancario. En el lenguaje de las empresas ya no resulta extraño términos como el fideicomiso, el leasing, la oferta pública de acciones, los cheques de pago diferido patrocinados y avalados, los valores de corto plazo, la cobertura con futuros y opciones, fondos de inversión de riesgo, entre otras modalidades de financiamiento. Esta variedad de instrumentos significa más opciones y por lo tanto, la posibilidad para las empresas de diseñar mejores estrategias de financiamiento. El ámbito en el que se realizan las transacciones de estos activos financieros es el mercado de capitales, del cual, uno de sus componentes destacados es el sistema bancario.

La región cuenta con un sistema bancario desarrollado pero todavía no ha explorado en profundidad las oportunidades que brinda el mercado de capitales tanto a demandantes como a oferentes de fondos. En el próximo punto, se explicará la importancia del mercado de capitales para la economía regional, y a continuación se describirá su composición con el propósito de presentar el vasto conjunto de activos que engloba el término. Finalmente, se presenta un estudio realizado sobre una muestra integrada por las principales empresas locales a efectos de caracterizar sus estrategias de financiamiento e indagar sobre su conocimiento y predisposición para adoptar nuevos instrumentos financieros.

 
Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás


 

 

Presion impositiva en la ganaderia regional

En base a la estructura impositiva actual y los precios vigentes, las explotaciones de las características tenidas en cuenta en el presente informe tienen una carga tributaria muy elevada, cercana al 50% del margen antes de impuestos.

El estado, en sus tres niveles, se apropia de la mitad de la renta generada por la ganadería regional, puesto que se estima que la incidencia impositiva total sobre el margen bruto de rendimiento de la actividad es del orden del 50%.

Se estima que la actividad en la región aporta unos $184 millones por año al estado nacional. Bajo los mismos supuestos, para el nivel provincial el aporte es superior a los $25 millones y para el nivel municipal supera los $20 millones.

El sector agropecuario argentino soporta una carga tributaria importante. En particular en el presente análisis, se evalúa cuál es la presión fiscal en dos modelos regionales de producción ganadera, representativos del sudoeste de la Provincia de Buenos Aires, bajo la modalidad de campo propio. Los resultados obtenidos demuestran que la presión fiscal total oscila, para los distintos modelos, entre el 45% y el 50% del margen bruto antes de impuestos.

La presión tributaria soportada por el sector pecuario regional, resultó medianamente tolerable para los productores, producto de la evolución positiva en los valores de la hacienda en pie, en los años posteriores a la devaluación de la moneda. A partir de la importante caída en las cotizaciones, que se produjeron en marzo/abril del presente año, la incidencia impositiva que afecta directamente a la etapa inicial del sector ganadero, aumentó considerablemente. En la actualidad, esta situación, no resulta sostenible por el incierto horizonte de precios en el que se encuentra la ganadería, producto de la fuerte intervención estatal.

 
Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás


 

El fin de los reembolsos a los puertos patagonicos

El costo fiscal de mantener los reembolsos a las exportaciones por los puertos patagónicos es significativo.

Se ha verificado un desvío de cargas desde puertos no promocionados hacia puertos beneficiados por los reembolsos.

El esquema previsto de reducción de reembolsos eliminaría paulatinamente las situaciones diferenciales entre puertos.

Las medidas de promoción en los puertos patagónicos

El origen de los reembolsos adicionales a las exportaciones realizadas a través de puertos patagónicos se inicia a partir de la Resolución ME Nº 88/83. Dicha Resolución establece por el término de un año reembolsos adicionales para las exportaciones de los productos patagónicos que salieran desde los puertos comprendidos al sur del Río Colorado. El beneficio mínimo determinado en la resolución es del 8% para las operaciones realizadas por San Antonio Este, y se incrementa gradualmente en dirección al sur hasta alcanzar un máximo de 13% para operaciones realizadas a través del puerto de Ushuaia.

Posteriormente, en la Ley Nº 23.018, se ratifica la resolución de creación de los reembolsos y se incorpora el Puerto de San Julián, con un reembolso adicional del 11%. Asimismo, se establece que los porcentajes de beneficio disminuirían un punto porcentual a partir del 1º de enero de 1984, manteniéndose en los niveles resultantes por el término de 11 años, es decir, hasta el 1º de enero de 1995, momento a partir del cual, el reembolso disminuirá finalmente a razón de un punto porcentual por año hasta su total extinción.

El objetivo primordial enunciado al establecer la medida fue lograr el desarrollo armónico de la zona patagónica, a través del establecimiento de regímenes preferenciales y estables que favorezcan la radicación de la población en dicha región del país.

En 1995, momento en el que de acuerdo a la Ley Nº 23.018 comenzarían a extinguirse gradualmente los reembolsos, se sanciona la Ley Nº 24.490, mediante la cual se prorroga por el término de cinco años (a partir del 1º de enero de 1995) la vigencia del reembolso adicional en los porcentajes vigentes en 1984, luego de lo cual el reembolso comenzaría a disminuir a razón de un punto porcentual por año hasta su total extinción.

 

 
Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás


 

 

La evolucion de las exportaciones regionales

En 2005, las exportaciones oficializadas Bahía Blanca alcanzaron su máximo histórico: poco más de 10 millones de toneladas.

Se observa un incremento en la relación valor / volumen o precio FOB implícito

Transcurrido más de un semestre, se registraría una importante baja en las exportaciones de granos con respecto al año previo.

El propósito del siguiente análisis es trazar una breve descripción del perfil exportador local y la evolución de las ventas en el último año de las ventas al exterior. La descripción se realiza en base a los datos suministrados por Aduana Nacional y el Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca.

Bahía Blanca representa uno de los principales puntos de salida del flujo de exportaciones del país. Durante el año 2005, de acuerdo a los registros oficiales, la Aduana local registro exportaciones por un volumen superior a los 10 millones de toneladas, lo que representa un máximo histórico, y por un valor estimativo de U$S 2,200 millones.

Este volumen importante no refleja plenamente la importancia de la ciudad como principal punto de salida de las ventas al exterior, por cuanto, de acuerdo a las estadísticas del Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca, durante el año pasaron se exportaron más de 10 millones de toneladas por vía marítima. Evidentemente, las terminales portuarias captan cargas oficializadas en otras aduanas del país.

Las exportaciones del Puerto local proceden de dos grandes complejos; el agroindustrial y el petroquímico. El primero se conforma básicamente por granos (trigo, maíz, soja), subproductos (pellets de girasol y soja) y aceite (girasol, soja). Estos productos proceden de una amplia región de influencia, mayormente conformada por una franja de territorio sobre el oeste de la provincia de Buenos Aires, que va desde Bahía Blanca hasta el sur de Córdoba y Santa Fe. El tendido de las vías ferroviarias y la configuración de las rutas permiten un transporte eficaz desde estos puntos hasta las terminales portuarias locales. Los productos petroquímicos proceden principalmente de las empresas radicadas en el Complejo Petroquímico de Bahía Blanca, en la zona adyacente al puerto. El complejo petroquímico genera carga a granel líquido (combustibles y gases), sólido (urea, fertilizante) y en contenedores (polietileno, PVC).

Durante el año 2005, el principal flujo de exportaciones a través del puerto local fue el de granos con un total de embarques superior a los 6.6 millones de toneladas. Le siguió en orden de importancia, los subproductos y gases con más de un millón de toneladas en cada categoría; y en un tercer nivel, los fertilizantes (0,5 millón de ton.), combustibles (0,5 millón de ton.) y aceites vegetales (0.35 millón de ton.). Con respecto al año anterior, se registró un fuerte crecimiento impulsado por un gran aumento en las exportaciones de granos.

Además de las cargas señaladas, en los últimos años ha comenzado ha desarrollarse el nuevo segmento de cargas en contenedores. Durante el 2005, además de los productos ya señalados del complejo petroquímico, se registraron importantes movimientos de harina. El volumen de cargas en contenedores ascendió en el 2005 a poco más 75 mil toneladas anuales y se compone en su mayor parte de productos plásticos como el PVC y el polietileno; aunque se advierte en los últimos años una mayor inserción de otros productos propios de la zona y del Valle del Río Negro. La licitación del muelle multipropósito abre la posibilidad de desarrollar este segmento de cargas a través de los servicios del futuro concesionario. En pocos años más, cabría esperar una modificación de los alcances de la zona de influencia del puerto con nexos importantes a la zona del Valle de Río Negro, Valle de Río Colorado, Centro y Sur de la Pampa y el Sur de Cuyo. .

 

 
Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás


 

 

 

 



SUSCRIBIRSE