CREEBBA - Indicador de Actividad Económica - IAE Nro. 80

Indicadores de Actividad Económica (IAE) Nº 80
mayo 2005


 

 

Nota Editorial

 


Los costos de las politicas activas

Una de las primeras enseñanzas para un estudiante de economía consiste en el rol de los precios en una economía de mercado. Los precios transmiten y sintetizan información tanto a empresarios como consumidores, siendo un elemento casi imprescindible para guiar, sus decisiones de inversión y consumo, del modo más eficiente posible. Esta conducta redunda en beneficios para la comunidad por cuanto permite asignar recursos escasos de un modo tal que tiende a maximizar la producción de los bienes más valorados. Toda vez que el sistema funciona por la disciplina impuesta a través de altos niveles de competencia, las intervenciones del gobierno a través de impuestos, subsidios o controles afectan su normal funcionamiento. La alteración del sistema de señales que orientan las decisiones económicas, cuando este funciona de un modo aceptable, puede generar efectos negativos al propiciar ineficiencias, confusión, incertidumbre e incentivos para corromper a funcionarios. El resultado en última instancia es una menor capacidad productiva del país y consecuentemente del ingreso de sus habitantes.

En los últimos años, la política económica se ha caracterizado por una fuerte intervención estatal. El cambio de década y de modelo económico, significó el retorno de las llamadas “políticas activas”. El reclamo generalmente partía de algunos representantes de sectores productivos con dificultades para adaptarse a un contexto con mayor competencia externa. Desde la pesificación asimétrica en adelante, la galería es variada: control de cambios, retenciones a las exportaciones, congelamiento de tarifas, precios máximos, cupos, subsidios, promociones, reestatizaciones, aumentos generalizados de salarios por decreto, son ejemplos de medidas que caracterizan la política económica desde la salida de la Convertibilidad.

Este tipo de política han tenido y probablemente seguirán teniendo buena acogida entre la clase política, particularmente de funcionarios que con su sola firma pueden decidir sobre la viabilidad de grandes proyectos o negocios privados. La mayor parte de las veces, sus promotores justifican su accionar enfatizando sus nobles propósitos, ir al rescate de los sectores relegados y en ocasiones señalando enemigos, no siempre reales, facilitando un blanco concreto sobre el que los afectados puedan canalizar su enojo. Esta forma sencilla pero parcial de presentar el problema propicia una buena receptividad en una parte importante de la población, con claros réditos electorales para quienes las promueven.

Al presentar las medidas, el esmero por resaltar sus beneficios esperados luce desproporcionado frente a las explicaciones que deberían brindarse para clarificar sus potenciales costos, incluyendo aquellos que se concretaran en un plazo distante. Los costos de las intervenciones son difíciles de mensurar pero no por ello inexistentes. Sus principales efectos se notan en el largo plazo y por lo tanto poco preocupa a quienes toman decisiones con un horizonte de corto alcance y priorizando como objetivo el afianzamiento de su poder entre la clase política. Pero como se señaló antes, inhibir el funcionamiento de mercados con aceptable grado de competencia, genera efectos nocivos.

Como ilustra la experiencia reciente, el gobierno ha adoptado este tipo de intervenciones como reacción frente a un problema que afecta negativamente el ánimo de la sociedad. La primera reacción es neutralizar los efectos de manera inmediata. Como ejemplos de la experiencia reciente argentina se puede citar el rebrote inflacionario del primer trimestre del año y los problemas de abastecimiento energético.

Los aumentos generalizados de salarios impuestos por decreto propiciaron un mayor ritmo de inflación por una doble vía, el aumento de costos de empresas y la generación de expectativas inflacionarias entre los empresarios por la mayor presión de sindicatos para la recomposición de sus ingresos. En un marco de fuerte crecimiento del consumo, los mayores costos y la previsión de nuevos aumentos se trasladaron a precios con el consiguiente impacto sobre el costo de vida. En última instancia, se licuaron los aumentos nominales y se agudizó el deterioro del poder adquisitivo de los empleados informales, un resultado opuesto al buscado con la intervención. Funcionarios reconocieron que el problema se supera con nuevas inversiones privadas que remuevan los actuales cuellos de botella; casi en paralelo, decidían imponer controles de precios sobre un amplio conjunto de productos.

Con la disminución de la tasa de inflación durante el mes de abril, el principal factor de riesgo económico es el abastecimiento energético. Desde el gobierno se atribuye la crisis a la falta de inversiones en el sector y la mayor demanda generada por el crecimiento económico. En la raíz del problema, claramente se encuentra el congelamiento de tarifas y los escasos avances para definir un nuevo marco normativo para el funcionamiento del sector energético. El congelamiento de tarifas ha impedido que el precio desaliente el consumo de energía, particularmente en el sector residencial; situación que ahora se pretende corregir con multas sobre los usuarios. En este contexto, no extraña la fuerte disminución de la inversión registrada en el sector. De acuerdo a estudios de reciente difusión, entre 1994 y 2001, se perforaban alrededor de 100 pozos de gas por año con una inversión del orden de los U$S 400 millones. En la actualidad, se estima una inversión de U$S 200 millones en 50 pozos.

Los dos problemas son reflejos de costos que debe asumir la sociedad por la política de optar por la postergación de soluciones de fondo, impidiendo establecer condiciones suficientes que recreen la inversión privada. El crecimiento de la demanda es necesario pero insuficiente si persiste la incertidumbre y la percepción entre ahorristas e inversores de un alto grado de inseguridad jurídica. Esta segunda condición realza su importancia en un país cuyo Estado acaba de salir de cesación de pagos y con funcionarios con una fuerte vocación por continúas intervenciones que dificultan la lectura de la rentabilidad de los proyectos de quienes se plantean metas de crecimiento.

 


 

 

Construcción: hacia un nuevo récord?

Dentro del proceso de recuperación económica que sucedió a la crisis posdevaluación, interesa de manera particular conocer el desempeño del sector de la construcción por la importancia que reviste como elemento dinamizador dentro de la economía.

La actividad de la industria de la construcción contribuye al crecimiento económico con su efecto multiplicador desde varios frentes: empleo directo e indirecto, producción y venta de materiales, herramientas, equipos y demás insumos e impulso de la actividad inmobiliaria, entre otros.

Una primera percepción que proviene de la observación de nuevas obras edilicias en la ciudad y de indicadores tales como ventas de empresas de materiales, nivel de transacciones inmobiliarias indica que Bahía Blanca y estadísticas ocupacionales, indican que Bahía Blanca tuvo un desempeño similar al observado a nivel país, en el que la construcción registró una firme recuperación luego de la devaluación de 2002 y un afianzamiento de la tendencia alcista en los períodos siguientes.

Para corroborar la información parcial provista por los mencionados indicadores, en la presente edición se analizan las estadísticas municipales de construcción autorizada en la ciudad durante todo el año pasado y primer trimestre de 20051. El objetivo es verificar la hipótesis de crecimiento y comparar el actual desempeño del sector de la construcción con años de referencia de la década pasada.

Asimismo se pretende detectar tipos de inmuebles y zonas geográficas de mayor interés, en base a las tendencias arrojadas por las estadísticas.

Finalmente se estiman cifras aproximadas de montos invertidos en las nuevas construcciones, agregándose algunas referencias sobre rendimientos de la inversión en nuevos inmuebles en relación a otras opciones de canalización de los ahorros.

Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás


 

 

 

La rentabilidad de la apicultura

En septiembre de 2003 el CREEBBA realizó un estudio comparando la apicultura realizada bajo dos planteos productivos diferentes: utilizando o no un protocolo de producción de miel diferenciada.

Se demostró en dicho análisis la conveniencia de utilizar el protocolo por sobre el planteo estándar, y se analizó la estructura de costos e ingresos en cada caso a fin de encontrar el punto de equilibrio en la producción.

Con los precios y costos de ese momento, los puntos de equilibrio expresados en colmenas (con un rinde promedio de 30 kilos) eran de 132 para el caso del planteo estándar y de 93 para la producción bajo protocolo.

El contexto en que se desarrolla la actividad apícola ha cambiado sustancialmente entre esa fecha y la actualidad, lo que plantea la necesidad de actualizar los indicadores. A priori se puede afirmar que de un tiempo a esta parte la actividad ha entrado en una crisis importante que se traduce en la una caída de la rentabilidad. Pero ¿qué tan significativa es esa disminución? ¿Continúa la apicultura siendo una alternativa rentable?

El objetivo del presente estudio es presentar evidencia de la crisis de rentabilidad de la actividad apícola a nivel de los pequeños y medianos productores y actualizar los costos para calcular el punto de equilibrio.

Complementariamente, se buscarán los parámetros que deberían modificar sus valores para que la apicultura sea rentable. Finalmente, se mostrarán las alternativas de acción de los productores frente a esta crisis.

Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás


 

 

 

Cuentas municipales 2004

El total de recursos de la Municipalidad de Bahía Blanca durante 2004 es cercano a los 119 millones de pesos. Esta cifra incluye a los recursos que no implican un incremento en el pasivo municipal, resulta un 24% superior a la registrada el año anterior, dado que los ingresos totales de ese momento no llegaban a los 97 millones de pesos.

Durante 2004, la mayor proporción de los ingresos corresponde a recursos de origen municipal, que totalizan aproximadamente 82 millones (casi el 69% del total de recursos), mientras que el resto es aportado principalmente por la provincia de Buenos Aires, cuyas transferencias durante 2004 superan los 37 millones de pesos. Los ingresos de capital son sustancialmente menores, dado que no alcanzan a los 200 mil pesos.

Este y otras cuestiones se analizan en la presente edición.

Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás


 



SUSCRIBIRSE