CREEBBA - Indicador de Actividad Económica - IAE Nro. 60

Indicadores de Actividad Económica (IAE) Nº 60
enero 2002

 


 

 

Nota Editorial

El fin de la convertibilidad

La dirigencia, en todos los niveles de gobierno, dilapidó una oportunidad histórica para revertir décadas de retraso e ineficiencia.

La carga de un gasto público creciente se hizo cada vez más pesada y terminó literalmente hundiendo al país.

Se abre una nueva etapa, incierta y en la que lo único seguro es un tremendo esfuerzo para revertir una de las peores crisis de la historia de la Nación.

Después de diez años, la convertibilidad llega su fin. Durante este etapa, la economía del país experimentó un avance enorme. La privatización, apertura de los mercados y la estabilidad generaron condiciones para atraer un gran flujo de inversiones del exterior. Un país que durante décadas se mantuvo sumergido en el atraso y la violencia, repentinamente se abría al resto del mundo y enfrentaba la imperiosa necesidad de modernizarse.

El esfuerzo para revertir un largo período de decadencia depararía un elevado costo social. El mismo recaería sobre una vasta proporción de población, sobre todo la de menores ingresos, sin una capacitación adecuada para lograr una inserción en el exigente mundo competitivo de la actualidad. También se sumarían miles de empresas, muchas de las cuales vivían al amparo de enormes aranceles y habían aprendido a progresar con una inflación descontrolada, obteniendo beneficios de una estructura impositiva regresiva . Se planteaba entonces para el Estado el desafío de afrontar los efectos negativos de una profunda reforma económica.

A partir de la sanción de la Convertibilidad, la Argentina iniciaba una nueva etapa de cambios que nuevamente le conferían un lugar en el mundo desarrollado, catalogándola como "economía emergente". Había posibilidades de afrontar este desafío. Transcurridos los primeros años, en un marco internacional propicio, el país y el resto del mundo creyó que el éxito estaba al alcance de las manos. La economía logró tasas de crecimiento inéditas en la historia del país.

La Convertibilidad fue una carrera contra el tiempo. Atada a una moneda fuerte como el dólar para recuperar la confianza, la economía debía rápidamente disminuir sus costos internos. La Argentina debía "reconvertir", "transformar" su organización económica obsoleta en otra competitiva para impulsar su crecimiento a través de la incorporación de tecnología, mediante inversiones a partir de las cuales se podía aspirar a un flujo cada vez mayor de exportaciones. Hubo considerables progresos reflejados en fuertes aumentos de la productividad del sector privado. Pero estos avances fueron insuficientes porque, en forma paralela, la dirigencia del país, en todos los niveles de gobierno, dilapidó una oportunidad histórica de reformular el rol del Estado, racionalizar sus gastos y aumentar la eficiencia de las prestaciones de la administración pública. La oportunidad fue única e irrepetible por cuanto se contó con ingresos extraordinarios provenientes de la venta de activos y el acceso al crédito internacional, al principio en condiciones convenientes.

La reforma era urgente para afrontar el costo social. La requerían principalmente familias de desocupados, a quienes se les tornaba indispensable la asistencia social, ciudadanos que debían "contratar" prestadores privados de servicios públicos ante la ineficacia y, muchas veces, inexistencia de estos últimos que teóricamente recaen sobre entes gubernamentales, pequeñas y medianas empresas que para viabilizar sus negocios necesitaban acceder a créditos a tasas razonables, condiciones flexibles para la contratación de personal, una moderada presión tributaria y reglas de juego estables.

Lamentablemente, nada de esto fue posible y la ansiada reforma lejos estuvo de concretarse. El esfuerzo del sector privado permitió ganar tiempo frente al reloj del "atraso cambiario" y generar algunas ilusiones de una prosperidad inminente. Pero fue inútil, la carga de un gasto público creciente se hizo cada vez más pesada y terminó literalmente hundiendo al país. El cambio de contexto internacional de fines de los noventa, el endeudamiento estatal y los desaciertos en la política económica del último año, particularmente el desprecio de instituciones vitales para una economía sólida, terminaron de liquidar uno de los intentos que más cerca estuvo de romper con un siglo signado por retrocesos y frustraciones.

Esta etapa será ahora un nuevo intento en la historia económica. A partir de ahora se abre una nueva etapa, incierta y en la que lo único seguro es un tremendo esfuerzo para revertir una de las peores crisis de la historia de la Nación.

 


 

 

 

La irrupción del dinero plástico

La restricción en la disponibilidad de dinero en efectivo ha determinado un cambio sustancial en la composición de los recursos monetarios.

El circulante y el dinero bancario operan como bienes sustitutos, es decir resuelven una misma necesidad. De modo similar a cualquier otra elección, la gente optará por uno u otro comparando sus ventajas y desventajas.

Las regulaciones de principios de diciembre introdujeron una "sustitución compulsiva o forzada".

Este estudio persigue varios propósitos. En primer lugar, aclarar algunas ideas fundamentales relacionadas con el dinero y los procesos de bancarización. A la luz de estos conceptos, en segundo término se presenta la evolución de la situación monetaria del país, de acuerdo a la información proporcionada por el BCRA. Finalmente se intenta abordar la situación local, en base a la información oficial disponible.

El dinero es fundamental para el funcionamiento de una economía por dos principales razones: facilita las transacciones y es un medio de ahorro. Su función transaccional se relaciona con dos propiedades básicas. La primera es su condición de medio de pago de aceptación generalizada. La segunda es su aptitud como unidad de cuenta, a través de la cual, se simplifica notablemente la información para tomar decisiones de compraventa mediante el sistema de precios. Su función de ahorro deriva de su capacidad para conservar el valor en el tiempo. Estos conceptos son puntos de referencia útiles para analizar los efectos de recientes cambios monetarios.

Desde la instauración de la Convertibilidad y hasta tanto ésta no se modifique, el país ha contado con un sistema bimonetario (pesos y dólares)A lo largo de la década, se fue consolidando una situación caracterizada por la coexistencia de dos segmentos. Para fines de transacciones, se ha empleado el dinero en moneda local en tanto que para decisiones de ahorro/inversión prevaleció el segmento de la divisa extranjera.

Las nuevas regulaciones financieras han impactado sobre el volumen y composición del dinero transaccional a través de una fuerte reducción en la disponibilidad de billetes y monedas en poder de las personas. La iliquidez resultante, fue en parte compensada por un sensible reducción de los costos para operar con los depósitos a la vista. A tal fin, se facilitó la apertura de nuevas cuentas en los bancos a través de menores requisitos y una sensible reducción de los costos para operar en el sistema.

El circulante y el dinero bancario operan como bienes sustitutos, es decir, resuelven una misma necesidad consistente en pagar una compra o cobrar una venta. De modo similar a cualquier otra elección, la gente optará por uno u otro comparando sus ventajas y desventajas. Las regulaciones de principios de diciembre introdujeron una "sustitución compulsiva o forzada", es decir, sin muchas opciones para el público.

Las razones de una persona para decidir tener más o menos dinero en efectivo debiera surgir de un balance entre los costos y beneficios por el uso de "dinero bancario".

Bahía Blanca se ha caracterizado por una muy destacada presencia de entidades bancarias, tanto del oficiales como privadas, y por lo tanto, presenta una intensa competencia en la venta de servicios financieros. Esta rivalidad se ha visto reflejada por un cambio en la fisonomía de las entidades y la incorporación de cajeros automáticos en la vía pública. Los depósitos a la vista presentan una tendencia ascendente en los últimos años. A fin de analizar la situación actual, se examina la misma desde un doble punto de vista: comparando la evolución de los montos depositados a la vista de la ciudad en relación al país y en relación a otras ciudades, a partir de la comparación del stock de depósitos a la vista por habitante.

El importante desarrollo de la industria de servicios financieros en Bahía Blanca. Se advierte un elevado nivel de colocaciones a la vista en relación a otras ciudades del país. Esta característica se ha consolidado a lo largo de la última década. El fuerte crecimiento de las colocaciones a la vista revela el sostenido avance de los procesos de bancarización

Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

 

volver atrás


 

 

Alternativas de comercialización para la pesca local (II)

El estudio presentado en esta ocasión conforma la segunda parte del informe sobre la estructura de comercialización de los productos de la pesca local y regional. Se intentará profundizar el análisis de la comercialización cuantificando, entre otras cosas, los costos derivados de la misma y la cadena de precios para el caso de la exportación en fresco.

El planteo económico de un proyecto de estas características tiene algunas preguntas fundamentales que pueden exponerse en forma secuencial:

i) ¿Cuál es el precio de compra de la materia prima (precio al pescador)? ii) ¿Cuál es la capacidad de procesamiento de la planta frigorífica? iii) ¿Cuáles son los costos involucrados en la producción? iv) ¿Cuáles son los costos involucrados en la comercialización? v) ¿Cuál es el precio de venta de los diferentes mercados?

Analizado desde otro punto de vista, podría pensarse como el camino inverso en la cadena comercial y preguntarse: de acuerdo a las capacidad instalada en la planta procesadora, con determinados precios de venta en el exterior y soportando los costos de producción y comercialización relevados, ¿a qué precio es rentable comprar la materia prima? Si el resultado está por debajo del precio de mercado, claramente el proyecto no es viable.

La información de este estudio fue relevada de empresas, profesionales e instituciones relacionadas con la pesca, la actividad portuaria y el comercio exterior, de modo de aproximarse lo máximo posible a los costos reales en que el proyecto incurre. Sin embargo, puede haber algunos desvíos en virtud de la inestabilidad de los precios por la situación económica que está atravesando la economía nacional.

A modo de conclusión preliminar, el análisis realizado no resulta suficiente para fundamentar la rentabilidad de una propuesta de inversión, pero sí para descartar algunas alternativas a la luz de la información obtenida. Dentro de las propuestas analizadas que merecen un análisis más profundo, los resultados invitan a focalizar un nuevo análisis sobre los mercados de Nueva York, Boston y Madrid

Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

 

volver atrás


 

 

El agro regional: un balance de dos décadas

La actual situación de crisis por la que atraviesa la economía argentina en su conjunto, permite inferir que los cambios que vendrán, tendrán que ver con la modificación de algunos de los principales parámetros económicos y entre ellos, particularmente uno que es clave, el tipo de cambio. Por tal motivo, resulta de interés en estos momentos, repasar los principales cambios que afectaron al sector agropecuario durante la década del noventa, como así también los resultados más visibles de este proceso de cambio estructural.. Dado que un cambio de escenario presenta una muy elevada probabilidad, resulta interesante analizar en perspectiva la evolución durante la década del ochenta . Puede que el futuro, en ciertos aspectos, pueda asemejarse a un pasado no muy distante, por lo que esta revisión podría ser útil para plantear posibles escenarios futuros.

Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

 

volver atrás


 

 

Las cuentas del municipio durante 2001

La situación económica nacional a la que no escapa la economía local lleva al análisis del desempeño del sector público municipal durante el año 2001. Para tener una idea global acerca de esta situación, es necesario observar en conjunto la ejecución de los gastos planificados para el ejercicio, la evolución de los recursos propios y los que provienen de la provincia, el nivel de endeudamiento y compromisos asumidos por el municipio previamente a la actual crisis económica y las previsiones de gasto para el ejercicio que se inicia. Esto permite observar la acción del sector público en este ejercicio y también considerar cuáles son las medidas que se toman para adecuarse al escenario económico actual.

Habitualmente en la mitad de los ejercicios, el municipio presenta la evolución de los recursos y de los gastos ejecutados hasta el momento. Debido a que se trata de información sumamente parcial, no es posible concluir taxativamente acerca de los resultados del ejercicio, aunque sí es válido hacer algunos cálculos para evaluar la tendencia de la situación municipal.

De hacer la relación entre los ingresos corrientes y los gastos corrientes surge un déficit corriente (1) superior al millón de pesos, lo que significa que, al menos hasta mediados del ejercicio 2001, se financiaron gastos corrientes del municipio con endeudamiento, es decir que los ingresos corrientes no fueron suficientes para financiar el funcionamiento habitual de la administración pública, y que la diferencia debe ser cubierta con recursos provenientes del endeudamiento o de la venta de activos del sector público municipal.

El cálculo del resultado primario (2) indica un déficit superior a los 8 millones de pesos de acuerdo a las cifras correspondientes a la ejecución al 30 de junio de 2001. Si a este concepto se suman los pagos de intereses realizados hasta ese momento se obtiene la necesidad de financiamiento del municipio que se ubica alrededor de los 9 millones de pesos, parte de la cual será cubierta por los ingresos percibidos por el municipio como consecuencia de la emisión de bonos en el mes de febrero.

Con respecto al pasivo municipal, como puede observarse en el Gráfico, el nivel de endeudamiento del sector público municipal se incrementó notablemente en el año 1999, debido a la existencia de una importante necesidad de financiamiento, y también en el período 2001 como consecuencia de la emisión de títulos municipales en febrero de ese año.

De acuerdo a la ejecución presentada a mediados de 2001 existe un déficit aunque se trata de cifras a mitad del ejercicio, de modo tal que una muy buena evolución de los ingresos corrientes del municipio y una importante racionalización en los gastos en la segunda mitad del año podría mejorar la perspectiva. Sin embargo, la crítica situación fiscal de la provincia de Buenos Aires que ocasiona diferimientos en las transferencias hacia los municipios y la profunda recesión a la que no escapa la economía local no permiten ser muy optimistas respecto de la evolución de los ingresos municipales en el segundo semestre de 2001. Por otra parte, es necesario recordar el importante porcentaje de los compromisos del municipio que se encuentra en dólares ante la alternativa de una devaluación de la moneda local, mientras que los recursos se recaudan en pesos.

A fines de diciembre de 2001 el Concejo Deliberante declaró al municipio de Bahía Blanca en estado de emergencia administrativa, económica y financiera. Se argumenta la existencia de alta incertidumbre y falta de previsibilidad del escenario futuro con lo cual se impone adoptar medidas con dirección a restringir el gasto del municipio.

Se estima para el presupuesto 2002 una disminución en los gastos del orden de los 9 millones aproximadamente con respecto al monto aprobado para 2001 de 75,8 millones, lo que significa una reducción aproximada al 13%. No obstante estos comentarios, no se cuenta aún con información precisa acerca de las acciones concretas del sector público municipal durante el ejercicio 2002 en materia presupuestaria.

 

1- Resultado corriente: ingresos corrientes menos gastos corrientes. Para el cálculo se toman en cuenta las cifras gastadas y no los pagos efectivamente realizados, con lo cual se calcula el déficit devengado y no efectivo.

2- Resultado primario: ingresos corrientes menos gastos totales (excepto los pagos de intereses). Para su cálculo se tienen en cuenta las cifras gastadas y no las pagadas, con lo cual se calcula el déficit devengado y no el déficit efectivo.

Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

 

volver atrás


 



SUSCRIBIRSE