CREEBBA - Indicador de Actividad Económica - IAE Nro. 51

Indicadores de Actividad Económica (IAE) Nº 51
julio 2000

 

 

Camino a Brasil: corredor Trasandino del Sur

En más de una oportunidad se ha enfatizado la importancia de la consolidación del Corredor Bioceánico Trasandino del Sur para acrecentar las posibilidades de crecimiento de la región. Los estudios más recientes han permitido verificar la existencia de un amplio mercado potencial de cargas en la región de influencia natural del proyecto que se extiende entre las costas de los dos océanos. Entre estos flujos de cargas, se ha comprobado la vital importancia de los flujos de intercambio entre la región centro – sur de Chile y Brasil. Este estudio presenta una demostración de las ventajas en distancia, tiempo y costo que ofrece el Corredor para estos intercambios, en comparación a las alternativas de transporte hoy existentes en el mercado.

Importancia de Brasil como mercado

La zona de máxima de influencia del proyecto se encuentra delimitada por el eje con extremo en la región Sur de Chile y la costa atlántica del Sur de Buenos Aires y Río Negro. Esta línea atraviesa las provincias argentinas de Neuquen, Río Negro, La Pampa y la zona sudoeste de Buenos Aires. 

El mercado “natural” del proyecto se encuentra conformado por las cargas de comercio internacional con origen o destino en esta región. El calificativo “natural” hace referencia a la clara ventaja en distancia y tiempo para las exportaciones o importaciones que se canalicen por el corredor, en comparación a las alternativas empleadas en la actualidad.

Las principales conclusiones a las que se arriba, luego de realizar el análisis del mercado potencial son:

  1. Las mayores ventajas del Corredor se encuentran en el intercambio bilateral entre la Octava Región de Chile y Brasil

  2. Esta ventaja podría representar una importante disminución en los costos de transporte para un importante flujo de comercio 

  3. Este flujo de comercio aseguraría casi la mitad de la masa crítica de cargas requerida para viabilizar el Proyecto del Corredor Trasandino del Sur

  4. Las prestaciones del Corredor Multimodal se podrían traducir en el corto plazo en una sustancial reducción de costos y tiempos en el servicio de transporte de las cargas entre Chile y Brasil.

Conexiones con Brasil 

En un Esquema (disponible en la versión completa del trabajo) se  describe la configuración de la red de transporte del Corredor Trasandino del Sur y sus principales alternativas de enlaces con Brasil, adoptando la ciudad de San Pablo como destino final de la carga, a fines de poder realizar una comparación entre todas las posibilidades existentes y potenciales.

La competitividad del Corredor Multimodal

De los resultados de la sección anterior, se podría concluir entonces que una carga con origen en Talcahuano, para llegar hasta San Pablo, empleando el Corredor Multimodal Trasandino del Sur y haciendo una conexión marítima por el Puerto de Bahía Blanca, demoraría unos 10 días para llegar hasta San Pablo y su costo de transporte sería cercano a los 3 mil dólares.

El paso siguiente, consistiría entonces en comparar este servicio con las principales alternativas de transporte que hoy se presentan para esta carga. Los resultados indican que no hay diferencias sustanciales en el flete de un contenedor que parte de Talcahuano y debe llegar a San Pablo, con valores cercanos a los 3 mil dólares en los tres corredores. Sin embargo, el tiempo resta competitividad a la opción del Corredor Central dado que puede llegar a requerir casi el doble de días con respecto a sistemas restantes de transporte. De  este modo, las alternativas de elección se reducen al Corredor Trasandino del Sur y el Corredor Marítimo y en este punto, cabe señalar que existe una leve diferencia a favor del primero en términos de costos y tiempo. No obstante, dado que la comparación no incluye una gran cantidad de otras variables que tienen incidencia en la elección de un medio de transporte, esta ventaja no es suficiente para demostrar que el Corredor Trasandino del Sur representa la opción más competitiva.  

Sin embargo, si se toman en cuenta cambios que se están produciendo y modifican el marco de análisis, el flete para el trayecto Talcahuano - Bahía Blanca podría reducirse de $ 1400 a $ 800. Con este ahorro sería posible trasladar un contenedor desde la Octava Región de Chile hasta San Pablo a un costo levemente superior a los 2 mil dólares, sumando también otra serie de ventajas que consolidarían la alternativa del Corredor.

Estrategia para la consolidación del Corredor Trasandino del Sur

La sustancial reducción del flete a mediano plazo se fundamenta en un conjunto de situaciones y acciones que gradualmente consolidarán el proyecto del Corredor Trasandino del Sur. Esta estrategia puede ser ordenada diferenciando tres etapas, resumidas en el Esquema 3.

Importancia para Bahía Blanca

La absorción de estos intercambios, y su paso por el puerto local representa una de las posibilidades más importantes de crecimiento de la economía regional en el mediano plazo. Su impacto potencial no se limita a la mayor demanda de servicios que estas cargas requerirán. Como  ya se ha señalado en numerosas ocasiones anteriores, su efecto puede generar otro tipo de oportunidades para las empresas locales. De un modo directo, a través del desarrollo de actividades industriales sobre la base de la transformación de materias primas transportadas por el corredor y de un modo indirecto, a través de la posibilidad de acceder a nuevos mercados por la sustancial reducción y mejora en los servicios de transporte. Por razones de cercanía y complementariedad en los perfiles productivos regionales, el funcionamiento efectivo del Sistema Multimodal de Transporte permitiría enlazar la región norpatagónica (en ambos lados de la cordillera) con el amplio mercado del Brasil en condiciones competitivas. En este marco, el puerto local de contenedores, complementado por la Zona Franca, confiere a Bahía Blanca y su región grandes posibilidades de erigirse en un nodo fundamental de esta amplia red de intercambios.  Resulta oportuno no perder de vista esta posibilidad, en razón de que se avecinan cambios como la próxima puesta en funcionamiento del Polo Petroquímico, en un marco general donde el MERCOSUR tiende a recobrar impulso y el nuevo gobierno de Chile manifiesta su interés de acelerar su incorporación al Tratado. Estos cambios podrían tener efectos decisivos en la concreción de un Proyecto tan postergado como trascendente para los intereses de la economía local.

 

Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

 

volver atrás


La pesca como oportunidad de crecimiento

La pesca de altura es una actividad de gran impacto en lo que a generación de ingresos y empleo se refiere. Actualmente, el problema de la veda de la merluza mantiene al sector con baja actividad. Sin embargo, cuando finalicen los paros biológicos y el caladero recupere la biomasa depredada, la pesca retornará a su nivel de actividad habitual. En esta investigación se intentará cuantificar cuál sería el impacto en la generación directa e indirecta de empleo y de ingresos en la economía local.

 Sin tener en cuenta si las empresas pesqueras están radicadas o no en el puerto, es decir, considerando solamente la entrada de buques para descarga, aprovisionamiento y reparaciones, el impacto en la economía bahiense se puede clasificar en:

  • Generación directa de empleo: estiba, tripulación

  • Generación indirecta de empleo: empresas de servicios de mantenimiento

  • Generación directa de ingresos: Tasas portuarias, compras a proveedores locales, pago a empresas de servicios de mantenimiento, remuneración tripulación (si es local)

  • Generación indirecta de ingresos: compras de la tripulación en la ciudad (si no es local)

 Las cifras involucradas en el negocio de la pesca son de por sí elevadas. Pero lo notable e interesante para la economía local es que más de la mitad de los gastos de un buque quedarían en la ciudad si éste ingresa a puerto entre mareas a descargar y a realizar mantenimiento. Basta decir que con un nivel de actividad similar al que tenía el puerto de Bahía Blanca en los años 1978 y 1979, la economía local recibiría un flujo de divisas de $50 millones anuales. Además, la mayor parte de los ingresos generados provendrían de remuneraciones por la utilización de servicios de mantenimiento y oportunidades de encadenamientos comerciales, en rubros tales como provisión de víveres, insumos de procesamiento , combustibles y lubricantes, repuestos mecánicos y eléctricos. Las firmas comerciales locales, principalmente las mayoristas, están en condiciones de competir con proveedores de otras zonas y sus posibilidades aumentan por la proximidad.

 La estrategia a seguir debería estar basada entonces en la captación de buques para las reparaciones entre mareas, induciendo de este modo la descarga de mercadería con destino final en el mercado externo. En la medida en que se ofrezcan buenas condiciones de operatividad, ventajas de costo y capacidad en la provisión de servicios calificados, las empresas evaluarán la posibilidad de radicarse en el puerto, ampliando el marco de generación de empleo e ingresos.

 Las acciones más urgentes que sería conveniente encarar son las referidas a poner a punto la infraestructura de los frigoríficos y acondicionar sitios para que los servicios de mantenimiento entre mareas no reste capacidad operativa dentro del Muelle de Cargas Generales. La magnitud de los ingresos cuantificados es un sólido respaldo al momento de analizar el desarrollo de una estrategia tendiente a recuperar una actividad que en un pasado no muy lejano adquirió gran importancia para el puerto y para la economía local.

Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

 

volver atrás


La marcha de la construcción

Se presenta una síntesis del desempeño del sector de la construcción en Bahía Blanca, de acuerdo a las estadísticas oficiales de permisos y a un relevamiento a las empresas constructoras de la ciudad, comparable con el Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC) realizado por el INDEC.

En términos generales, se advierte una disminución del 2% en el número de permisos expedidos con respecto al primer semestre de 1999, y una retracción del 11% en la superficie autorizada. En total, se otorgaron 689 autorizaciones y más de 63 mil metros cuadrados.

En el relevamiento a las empresas del sector se informa mejor situación, si bien la actividad se desenvuelve aún en niveles bajos. Se destaca el hecho de que aquellas firmas con mejor performance son las que realizan obras fuera de Bahía Blanca. Las expectativas de los empresarios son moderadas en el sentido de que no planean en el corto plazo variaciones en sus planteles de personal, toma de créditos y adquisición de bienes de capital relacionados con una expansión de las empresas. El desenvolvimiento próximo del sector está mayormente asociado a la reactivación de la economía en su conjunto y en ese punto están centradas las perspectivas de los agentes.

Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás


La rentabilidad en el campo

En el último tiempo, desde el gobierno se han implementado nuevos planes de refinanciamiento de pasivos del sector. Los nuevos préstamos pueden representar un alivio en el corto plazo pero la escasa rentabilidad actual plantea dudas con respecto al futuro. Resulta claro que el aspecto crítico es la rentabilidad. En vista de la gran diversidad de casos definidos según la ubicación, el tamaño de la explotación, tipo de actividad desarrollada o uso de tecnología, resulta difícil hablar de un único nivel de rentabilidad. 

El principal objetivo del trabajo consiste en ofrecer una caracterización de la rentabilidad agropecuaria en la zona. Las múltiples dimensiones del problema plantean el dilema entre generalización de resultados y utilidad para el análisis de casos particulares. Por la gran diversidad de modelos y condiciones naturales de las explotaciones, simplemente se pretende adoptar un conjunto de supuestos básicos fundamentados en registros históricos de la  zona, reconociendo que 1) según la ubicación, existen importantes diferencias en los planteos de producción y resultados de los establecimientos agropecuarios, 2) tanto la tecnología empleada como la escala de producción medida en superficie explotada, son determinantes fundamentales de la rentabilidad en el agro. Los casos seleccionados, con supuestos sobre productividad muy distantes pero plausibles en función de las características conocidas de las explotaciones agropecuarias de la zona, solo pretenden reflejar estas diferencias.

Bajo los supuestos planteados se observa que:

  • La  mayor parte de los modelos presentan problemas de rentabilidad, lo que alguna forma refleja la crisis del sector en la región. 

  • Bajo las hipótesis asumidas, solo se observa niveles positivos de rentabilidad en la actividad ganadera, 

  • La agricultura tiene rendimientos negativos, independientemente de la zona en que se realice o el tamaño del establecimiento. En este resultado influyen el bajo nivel de los precios actuales, muy inferior a los promedios históricos, y también los bajos márgenes promedio que han evidenciado los cultivos en la región a causa de las sucesivas condiciones adversas que enfrentaron en las últimas campañas.

  • La rentabilidad parece ser principalmente un problema de escala. Las mayores pérdidas corresponden en todos los casos a los establecimientos de hasta 300 hectáreas. La superficie de la explotación, bajo cualquiera de las actividades, no permite afrontar los elevados costos de estructura. Esta observación coincide con los resultados de otros trabajos destacando la importancia prioritario de un nivel mínimo de superficie en la viabilidad de los establecimientos agropecuarios. 

  • La agricultura, en las condiciones actuales, no tiene mayores posibilidades en los campos de menos de 300 hectáreas. En la zona Sur, ni siquiera los establecimientos con superficie de hasta 600 hectáreas presentan perspectivas de rentabilidad 

La refinanciación de pasivos en el contexto actual de baja rentabilidad, debería ser considerada como un paliativo en la mayor parte de los casos. En casos extremos, parece dudoso siquiera la posibilidad de poder atender los compromisos futuro del nuevo crédito. Sin rentabilidad, la refinanciación de cualquier empresa significa ganar tiempo para imaginar soluciones que permitan imaginar proyectos viables o postergar la definición de un problema insalvable.  

Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

 

volver atrás


El mercado de la urea

En sólo unas pocas semanas se producirá el inicio de actividades de la planta de urea más grande del mundo, que estará ubicada en las cercanías del puerto de nuestra ciudad. Por este motivo, en el presente estudio se continuará analizando la evolución del mercado de la urea, el fertilizante más utilizado en la Argentina y el mundo. La intención es poder conocer más a fondo cuales son las características de este producto, la importancia de su uso y las perspectivas que ofrece esta nueva inversión para nuestro país, y en forma particular para la ciudad de Bahía Blanca. 

Más allá de la gran relevancia que este producto tendrá para nuestra ciudad por la gran dimensión de la empresa, debe destacarse también que su desarrollo tiene notables implicancias positivas para nuestro país, especialmente relacionadas con el sector agropecuario. Los efectos benéficos de los fertilizantes no sólo se producen al permitir incrementar los rendimientos de una determinada cosecha, sino que también posibilitan llevar adelante un uso racional del recurso, maximizando la producción a lo largo del tiempo. Si bien hay estudios que señalan que los nutrientes que extraen anualmente los cultivos en la Argentina son mayores que los que se reponen a través de la fertilización, este balance negativo ha ido reduciéndose en los últimos años lo que tendería a morigerar los problemas de fertilidad que pueden aparecer en nuestros suelos. 

En la Argentina, la utilización de fertilizantes que hacia finales de la década del noventa superaba el millón y medio de toneladas, siempre había sido escasa y estable. Recién en los primeros años de la última década comenzó a evidenciar signos de crecimiento, de la mano de la eliminación de los reintegros al agro, la suba de los precios internacionales de los granos y la apertura de las importaciones que posibilitó utilizar artículos de última generación.  

Este importante incremento en el uso de fertilizantes y agroquímicos fue uno de los factores que generaron el notable desempeño del campo argentino en los noventa. En este sentido, en dicho lapso la producción agrícola creció más de un 85% al alcanzar en la última campaña un total de 63 millones de toneladas. Dicho crecimiento fue sustentado por un aumento del 26% en la superficie sembrada, y una mejora de casi el 40% en los rendimientos obtenidos.

En lo que respecta al mercado mundial, la capacidad de producción de urea en el mundo ronda actualmente las 38 millones de toneladas anuales lo que la convierte en el fertilizante más utilizado, como consecuencia del notable incremento observado en los últimos treinta años. Los aspectos más destacados de esta industria han sido las notables reducciones de costo relacionadas con las economías de escala, y el desplazamiento de la producción hacia los países en desarrollo donde se conjuga un fácil acceso a las materias primas y un amplio mercado consumidor.

Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás


Cómo exportar a Brasil

Conceptualmente, las exportaciones no son simplemente ventas al exterior; es una actividad cualificada, continuada y especializada. Tomada la decisión empresaria de exportar, los empresarios interesados en evaluar la posibilidad de abrir nuevos mercados en Brasil se enfrentan a numerosos pasos a seguir. Es indispensable determinar con anterioridad cuál es el régimen legal de exportación e importación del producto al país objetivo. Las variables relevantes son entonces la posición arancelaria, los impuestos, los tratamientos al producto en ambos países y los regímenes aduaneros.

Todos estos aspectos se desarrollan en este estudio, con el propósito de orientar a potenciales interesados en exportar a ese gran mercado, presentando el caso de un producto representativo -la cebolla- en el que se analizan la demanda potencial, las condiciones generales de ingreso y las estructuras de costos y se presenta la información necesaria para una exitosa gestión de negocios. Para ello se brindan en esta nota detalles de la operación de venta y recomendaciones generales a tener en cuenta, a fin de que el procedimiento se desarrolle con fluidez.

Para ilustrar los pasos a seguir en el proceso exportador, se realiza el cálculo del costo de exportación de la cebolla desde Buenos Aires hasta San Pablo, determinando su valor FOB suponiendo dos formas de transporte:

  1. Vía terrestre Buenos Aires - San Pablo

  2. Vía marítima Buenos Aires - Santos / Vía terrestre Santos - San Pablo

Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás




SUSCRIBIRSE