Indicadores de Actividad Económica 129

Indicadores de Actividad Económica (IAE) Nº 129
julio 20
13

 

 


Bahia Blanca. decada ganada o perdida - Nota Editorial

En los últimos tiempos se ha oído hablar del balance de una década de la economía argentina. Este período que se extiende desde la salida de la “Convertibilidad” y la declaración de la cesión de pagos de la deuda del gobierno nacional hasta la actualidad, se encuentra signado por una fuerte expansión del producto bruto y de empleos, acompañado de una sostenida aceleración de la inflación. Para explicar estos resultados no es posible dejar de contemplar ciertos factores fundamentales. En primer lugar, la fuerte recuperación inicial fue impulsada por el salto del tipo de cambio (con su contrapartida de caída de salario) y el alto porcentaje de capacidad instalada ociosa tras la crisis del 2001. El segundo factor expansivo, fue la sustancial mejora de los precios internacionales de las exportaciones de productos primarios en el transcurso de la última década. El tercer factor a destacar es la utilización de las políticas de precios, impuestos y subsidios como principales herramientas para contener la inflación (congelamiento de tarifas energéticas, retenciones a las exportaciones de granos y combustibles) a la que luego se sumo el tipo de cambio (atraso del tipo de cambio oficial) como vía para sostener el poder adquisitivo de los salarios. Finalmente, cabe mencionar como rasgo saliente del período, la tendencia creciente en la participación sobre el producto bruto, tanto del gasto público como de la recaudación tributaria hasta llegar a niveles records en los últimos años, financiados con el auxilio de la estatización de ahorros del sistema de seguridad social y posteriormente de la emisión de dinero.

En pocas palabras, el rebote tras la crisis propiciado por la devaluación del 2002 y consolidado tres años después con la renegociación de la deuda pública, se conjugó con un escenario de mejora de los términos de intercambio y políticas expansivas tanto por el lado fiscal como monetario, generando un fuerte crecimiento de la actividad económica. Esta situación luego se vio debilitada por acumulación de desequilibrios gestados por la política de intervención estatal y el cambio de escenario en la economía mundial a partir de la crisis financiera internacional de mediados de 2008.

Si bien este proceso representa un determinante fundamental del curso adoptado por la economía de Bahía Blanca en el mismo período, cabe reconocer la influencia de otros factores dado que la región presentan características estructurales y compartimientos de sus agentes (empresas, consumidores, representantes políticos) que amplifican o amortiguan los impactos de políticas públicas del gobierno nacional y provincial así como de shocks externos (sequías, mejoras de precios). Bajo este marco general, el propósito del siguiente análisis consiste en intentar ilustrar algunos cambios en la economía local durante la última década a partir de la comparación de un amplio conjunto de indicadores. Para facilitar la exposición de resultados, se presentan comparaciones del nivel de las mismas en el año de inicio y de cierre de un extenso período de casi quince años (de 1998 a 2012). La elección de estos años obedece a la intención de llegar a una idea general sobre los principales cambios de la economía de Bahía Blanca, contrastando resultados de dos años que representarían “picos” de actividad de los dos últimos grandes ciclos que atravesó la economía argentina, incluyendo el actual período 1 .

Mercado de trabajo

La expansión de la actividad económica se vio reflejada en el crecimiento del mercado de trabajo. De acuerdo a los datos oficiales – INDEC -, Bahía Blanca pasó de 109 mil empleos en 1998 a 134 mil empleos en 2012; es decir, que en casi quince años se crearon cerca de 25 mil puestos de trabajo. Este aumento en términos absolutos se debió al aumento de la población, pero también a un incremento del porcentaje de habitantes con trabajo (en el período de análisis, la tasa de empleo pasó de 37% a 42%). La mayor creación de puestos de trabajo posibilitó una reducción significativa de la tasa de desempleo de 14% a casi 8%. Si a ello, se suma un fuerte crecimiento del salario real (del orden del 90%, tomando como referencia el índice de salarios del INDEC y la tasa de inflación estimada por organizaciones del sector privado), el resultado es una fuerte expansión de la masa salarial y por lo tanto, de la capacidad de consumo de la población.

Consumo

Un indicador revelador de la mayor capacidad de consumo de la población local es el aumento en las ventas de automóviles nuevos. A fines de la década del 90, en la ciudad se patentaron poco más de 4.600 automóviles. En quince años, el mercado aumentó más del 50% con un registro superior a las 7.100 unidades en el 2012. Cabe reconocer que una parte importante del crecimiento en las ventas se explica por la ausencia de opciones de cobertura del ahorro frente a una inflación creciente y la creencia entre compradores de preservar parte del valor de los ahorros a través de la adquisición de autos nuevos. Este proceso se observa en los últimos años, dado que el mercado de ventas de 0 km recién en 2007 pudo recuperar el volumen de 1998.

Un dato complementario que pone en evidencia el alza del consumo local es la compra de gas para uso residencial. Entre 1998 y 2012 el consumo de gas residencial medido en metros cúbicos por habitante aumentó un 46%. Una parte muy importante del aumento de la demanda se explicó por el menor precio del servicio generado por la política de congelamiento de tarifas implementada a partir del año 2003 y que como resultado de largo plazo generó una caída de la inversión y la producción, y por lo tanto, un déficit de oferta interna que debió ser resuelto con un volumen creciente de importaciones. A nivel local, esta política tuvo importantes implicancias porque por un lado incrementó la actividad portuaria y propició el surgimiento de oportunidades de grandes proyectos relacionados con la provisión de gas que después no se concretaron. Por otro, como ya se señaló, afectó en forma muy negativa el funcionamiento y los planes de expansión del complejo petroquímico local.

Gasto público

Un rasgo distintivo de la política económica de la última década fue la expansión del gasto público. La ciudad acompaño este proceso. Medido a moneda constante (es decir, neutralizando el efecto de aumento sobre variables medidas en moneda local generado por la inflación), si se toma el gasto municipal de 1998 como base de un índice con un nivel 100, en el 2005 había ascendido a un nivel 129, llegando en el 2012 a 237. Es decir, que entre 1998 y 2013, el gasto municipal medido a moneda constantes creció un 137% (lo que equivale a un crecimiento anual del 6.4% anual durante 14 años).

Ese crecimiento debió ser sustentado por un aumento de la recaudación de tasas municipales así como transferencias del gobierno nacional y provincial. En lo referente a tasas, es interesante notar que los contribuyentes locales incrementaron su aporte para el financiamiento del municipio en términos “reales” (es decir, sin inflación) a una tasa equivalente del 5,6% promedio anual a lo largo del mismo período (1998 -2012). En alguna oportunidad, este análisis se podría ver enriquecido por una evaluación de “beneficios” generados por esta importante transferencia de recursos desde los vecinos de la ciudad hacia el estado municipal.

Construcción

El sector de la construcción de viviendas presentó un fuerte desarrollo durante los últimos años. De acuerdo a la información de la municipalidad local, la autorización para la construcción de viviendas aumento de poco menos de 700 en 1998 a  más de 1.100 en 2012. Si se comparan otros destinos de obras como edificios de departamentos y locales durante estos mismos años, se observa que el nivel del año 2012 resultó similar al de 1998, y ambos muy por debajo del pico de actividad alcanzado a mediados de la década.

Ahorro

Los operaciones de los bancos locales representan una de las vías de canalización del ahorro local aunque la única, sobre todo en los últimos años en que el país ha atravesado un proceso cada vez más acentuado de salida de capitales (transferencia de divisas al exterior, atesoramiento de dólares en cajas de seguridad). En el año 1998, los bancos locales llegaron a un monto de depósitos de poco más de 3 mil millones de pesos expresados a moneda actual. La recuperación de la confianza de los ahorristas tras la crisis del 2001 fue lenta al punto que recuperar este volumen “pre crisis” llevó más de cinco años. Por esta razón, en el balance del 2012 con respecto a 1998 el resultado marca un crecimiento moderado del 18%, llevando el monto de colocaciones a casi 3.600 millones de pesos.

Los préstamos bancarios siguieron un comportamiento similar con una demora de varios años para recuperar el nivel previo a la crisis, aunque en este caso cabe destacar el fuerte incremento de operaciones en años recientes. El resultado de los últimos quince años es una expansión del monto de créditos bancarios. Expresado en moneda del año 2012, el mismo pasó de alrededor de $1.700 millones en 1998 a casi $2.500 millones en el 2012.

Producción y precios de exportación

El valor de las exportaciones oficializadas en la Aduana de Bahía Blanca registro un importante crecimiento. Este crecimiento se sustento principalmente en la mejora de precios de los productos. El precio FOB implícito por tonelada que surge del cociente entre el monto y volumen total de operaciones registradas en la aduana local aumento de USS 150 en 1998 a USS439. En otras palabras, el valor de la producción exportada (la mayor parte por el puerto local) creció poco menos del 200%. Sin dudas, refleja condiciones externas excepcionales en comparación a períodos anteriores. Sin embargo, la mejora de precios no fue acompañada por aumentos en el volumen de exportaciones dado que los 11 millones de toneladas exportadas en el año 2012 representaron un incremento de solo el 13% con respecto al registro de 1998 (de casi 10 millones de toneladas).
 

La industria petroquímica y el campo representan los principales sectores que impulsan a la actividad económica regional. El sector agropecuario regional se caracteriza por la producción de carne y trigo. Lamentablemente, estos sectores no han podido capitalizar las extraordinarias oportunidades que presentó el contexto externo en la última década, dado que la suba de precios internacional, fue acompañada por una fuerte retracción de la producción.

En el caso del trigo, el precio FOB por tonelada de 290 dólares del último año se encontró muy por encima de los 120 dólares de fines de la década del 90. No obstante, si se compara el promedio de producción y superficie sembrada de granos finos (trigo y cebada) del área cercana a Bahía Blanca en el período 1994-2000 con respecto a 2006-2012 se observan caídas del orden del 28% en ambos indicadores 2 . Esta evolución negativa de una de las producciones emblemáticas de la economía regional se refleja en la reducción de embarques de trigo por el puerto de Bahía Blanca, de casi 4 millones de toneladas a fines de la década del 90 a los casi 2 millones de la actualidad.

En el caso de la carne, cabe hacer una diferencia. Las existencias de ganado en la zona comprendida por los partidos de Bahía Blanca, Coronel Rosales, Torquinst, Púan y Villarino, aumentaron en forma considerable hasta mediados de la última década (30% entre 1998 y 2005), pero de allí en más la mejora desapareció. En la actualidad el nivel de existencias resulta casi el mismo al de fines de la década del 90 pese a que el precio del kilo vivo de ternero medido a moneda constante aumentó un 77%. Uno de los logros económicos más importantes en el plano regional de la última década ha sido el aumento de la producción del complejo petroquímica por la puesta en marchas de las inversiones, aunque en este caso, es interesante advertir que la mayor parte de las decisiones sobre estos proyectos fueron tomadas a fines de la década del 90. De esta forma, entre 1998 y 2005 la producción de polietileno y PVC (dos de los productos más representativos) aumentó de 330 mil toneladas a 790 mil. De allí en más, las empresas comenzaron a enfrentar crecientes dificultades en el abastecimiento de gas - principal materia prima- debido a las restricciones impuestos generadas por el déficit de oferta y por ello, el volumen de producción del último año se ubica en torno a las 750 mil toneladas.

Al igual que las otras actividades comentadas, también hubo sustanciales mejoras de precios de exportación en los últimos quince años, considerando que el promedio de precios FOB por tonelada del PVC y polietileno pasó de 750 dólares a fines de la década del noventa a casi 1230 dólares en el último año.

Comentario final

Un balance preliminar de los últimos quince años de la economía de Bahía Blanca arroja como saldo una fuerte expansión del consumo, el gasto público municipal y el número total de empleos. No obstante, el estancamiento de los indicadores de las principales producciones de la región, pese a la oportunidad de precios en máximos históricos, delata las dificultades de la última década para impulsar inversiones que sostengan el crecimiento de los ingresos a largo plazo. Esta situación representa una debilidad para los próximos años y anticipa una situación de riesgo en un escenario probable en el cual, el estado no podrá sostener las políticas de expansión al gasto que caracterizaron a la última década.

 

Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás

 

 


 

El agro en otras latitudes. Analisis comparativo regional

En la mayoría de los análisis económicos sectoriales, el sudoeste bonaerense se presenta en términos relativos en una condición de inferioridad respecto a otras regiones desde un punto de vista productivo, llevando esto de alguna manera a subestimar su capacidad productiva. En definitiva este aspecto característico de la región es real, pero no por esta razón debería ser considerada una zona que presente
inviabilidad productiva por definición. Menos aún a partir de las conclusiones que se obtendrán a continuación.

El presente informe muestra aspectos característicos de otras regiones con similares sistemas de producción, pero que funcionan en un contexto económico-social completamente distinto al existente a nivel regional. Lo anterior se sustenta en la presentación de información sectorial referida a una región de los Estados Unidos de América en donde la producción agropecuaria es comparable con la del sudoeste bonaerense. Los datos se expresan en términos comparativos para el año 2011 con el objeto de poder establecer similitudes y diferencias entre regiones y al mismo tiempo obtener conclusiones que permitan interpretar ambas realidades. Dado que la actividad ganadera bovina representa en esa región el 60% del valor de la producción agropecuaria y por ende la disponibilidad de información es mayor, la comparación entre ambas regiones hace énfasis en esa actividad.

A partir del análisis comparativo, se pretende demostrar en el siguiente informe que las limitaciones productivas naturales que caracterizan al sudoeste bonaerense, no deberían representar una barrera para el desarrollo económico y que los verdaderos obstáculos se encuentran en aspectos que exceden las condiciones agroecológicas de la región. El potencial de producción agropecuario a nivel local es lo suficientemente alto como para generar los recursos suficientes capaces de lograr un nivel de desarrollo equiparable a los máximos estándares, en base a experiencias mundiales como las presentadas a continuación.

 
Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás

 


 

Aporte del complejo petroquimico a la economia regional durante 2012

El complejo petroquímico local es uno de los más importantes del país por lo que, normalmente, el aporte que su actividad realiza a la economía de Bahía Blanca y la región es objeto de estudio. En esta oportunidad, se actualizan los indicadores de impacto a nivel nacional, como es el caso del volumen de producción del total de la industria, las exportaciones e importaciones y, en particular, se analizan las transferencias efectuadas a la economía regional tanto en forma directa como indirecta, el efecto sobre el empleo y el impacto sobre transporte marítimo en 2012.

 
Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás


 

 

Medicina prepaga en Bahia Blanca

Con el objeto de conocer la situación actual de las empresas de medicina prepaga en la ciudad de Bahía Blanca, el siguiente informe describe las actividades desarrolladas por el sector y sus principales características generales, finalizando con datos específicos para la ciudad de Bahía Blanca, como cantidad de empresas instaladas, número de beneficiarios, empleo generado y demás aspectos salientes de la actividad.

Las principales fuentes consultadas son la Superintendencia de Servicios de Salud de la Nación, la Asociación Civil de Actividades Médicas Integradas (ACAMI), la Asociación de Entidades de Medicina Prepaga (ADEMP), la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de la República Argentina (ADECRA), la Cámara de Instituciones Médico Asistenciales de la República Argentina (CIMARA), la Asociación Argentina de Estudios de Administración Pública (AAEAP), sitios en Internet de las empresas del sector, consultas a referentes del sector, trabajos académicos elaborados sobre
el tema de medicina prepaga y notas específicas elaboradas por publicaciones especializadas.

El estudio también presenta los nuevos desatios a los que se enfrenta la medicina prepaga del país y la ciudad como consecuencia de la nueva legislación en la materia y las incorporaciones recientes al Programa Médico Obligatorio, próximos a reglamentarse en su totalidad. El incremento en la cartera de afiliados, la diversificación de actividades, el análisis detallado de los costos y las solicitudes de incrementos paulatinos de tarifas podrían ser las alternativas con las que trabaja el sector para atender los cambios impuestos en la estructura de costos. En el apartado específico para el sector en la ciudad de Bahía Blanca, se encontrará el estado de situación actual de las empresas con menciones acerca de la evolución de precios recientes y datos coyunturales de la actividad.

 
Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás


 

 

Generacion y distribucion de electricidad. su aporte a la economia bahiense

El consumo de energía eléctrica presenta una relación directa con el desenvolvimiento de la economía, ya que se trata de un requerimiento esencial para el desarrollo de las diversas actividades productivas. Dicha variable también adquiere una relevancia socioeconómica, pues las condiciones de acceso al servicio, el grado de cobertura y el nivel de demanda se vinculan a la calidad de vida de la población, motivo por el cual, el nivel de consumo energético por habitante se considera un indicador del gado de desarrollo socioeconómico de un país.

Por lo expuesto, resulta de interés estudiar las actividades relacionadas con el sector energético, que en definitiva comprenden la generación y distribución del recurso. Atendiendo a dicho interés y en el marco del proyecto de medición del PBI de Bahía Blanca llevado adelante por el CREEBBA, es que el sector se ha incluido en las estimaciones pertinentes, más específicamente dentro del capítulo Suministro de electricidad, gas y agua, tal como lo define el sistema de cuentas nacionales.

En ediciones anteriores de IAE 1 , se ha avanzado en la cuantificación del aporte sectorial a la economía de Bahía Blanca, con especial énfasis en la distribución. En aquella oportunidad se presentaban las estimaciones correspondientes al período 2009. En este informe se actualizan las cifras a 2012 y se amplían y refinan las cifras, incorporando también datos de la actividad de generación.

 
Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás




SUSCRIBIRSE