Indicadores de Actividad Económica 119

Indicadores de Actividad Económica (IAE) Nº 119
noviembre
2011

 


Nota Editorial: Reacomodamiento de precios y efectos sobre el consumo

En los últimos días se presentaron cambios en la situación económica a partir de los cuales se comienza a percibir un escenario distinto, el auge del consumo comienza
a quedar atrás. El dato significativo que marco un cambio claro de tendencia fue la aceleración de la demanda de dólares, una vez conocido el resultado de la reciente elección presidencial. El nivel record de reser vas no pudo con la desconfi anza de los inversores. Frente a la creciente fuga de capitales, el gobierno reaccionó con más inter venciones y controles, reduciendo las operaciones en el mercado de cambios a niveles mínimos. En el corto plazo, la medida fue como un lazo en los pies de los ahorristas para evitar que conti nuara la caída de reservas.

En la medida que crece la percepción de que los rígidos controles e imposiciones impuestas a las empresas logran estabilizar el dólar en el corto plazo, sumado al gradual retorno de los depósitos tentados por los altos rendimientos ofrecidos por los bancos, la presión sobre el tipo de cambio tiende a disminuir. No obstante, las restricciones a las operaciones con moneda extranjera no resuelven el problema de fondo, el creciente atraso del tipo de cambio con respecto al resto de los precios de la economía. Por ello, se ha logrado un ex traño equilibrio, la brecha entre el dólar ofi cial y el del mercado no regulado por el momento tiende a estabilizarse pero se mantiene la expectativa de devaluación en el mediano plazo. Para no agravar el problema de competitividad y de empleo en la industria – acentuado por la amenaza de una desaceleración del crecimiento en Brasil-, el tipo de cambio debería seguir un ritmo de depreciación similar a la marcha de la infl ación. Ello le pone un piso de rendimientos requeridos por los ahorristas por sus colocaciones a plazo. Por menos, aún con los altos costos y riesgos que signifi ca pactar operaciones fuera del circuito cambiario oficial, los ahorristas preferirán esta opción, lo que se refl ejaría en una brecha creciente entre en el tipo de cambio oficial y no oficial. Por ello, resultará dificil que el crédito bancario y comercial recupere el ritmo de expansión que presentaba en los meses anteriores a las elecciones, en la medida que no disminuyan las expectativas de inflación y de devaluación del peso.

Esta suba de intereses interrumpe el proceso de fuerte crecimiento del crédito que se viene obser vando en el último año. El efecto sobre la demanda de crédito se transmite por vía doble, por un lado, por el mayor costo fi nanciero para nuevos préstamos y por otro, por la mayor percepción de riesgo de pactar operaciones a tasa variable debido a la mayor variabilidad de los índices de ajustes de intereses. Por otra parte, si se mantiene la incertidumbre, el mayor flujo de pagos por interés ya concertados con tasa variable disminuirá la capacidad de consumo de los deudores bancarios.

Estos cambios no pasarán desapercibidos, si bien es conocido que el desarrollo del crédito en Argentina es bajo dado que la relación del stock de préstamos sobre el PBI es del 14%, muy por debajo de Brasil con un porcentaje mayor al 50% y más aún con respecto a Chile, superior al 90%. De este modo, se suma un factor negativo que habrá que tener en cuenta al momento de proyectar la posible evolución de la actividad económica local. De mantenerse la restricción de acceso al crédito, se le restará fl uidez al circuito comercial y sus efectos se advertirán en el manejo diario de los negocios. El costo de sostener las promociones con tarjeta de crédito que tanto rédito dio a los consumidores con acceso a ser vicios bancarios aumentó sustancialmente y por ello resulta dificil pensar que estas prácticas comerciales se mantengan en el tiempo si persiste el escenario actual de pérdida de confi anza generada por un atraso cambiario cada vez más dificil de sostener. En fi nanzas, menos confi anza signifi ca intereses más elevados y mayor difi cultad para acceder al crédito. El efecto de la mayor restricción de crédito se notará en los rubros relacionados con bienes de consumo durable (electrodomésticos, automóviles, viviendas), dado que el elevado monto de operaciones requiere algún tipo de asistencia fi nanciera (es decir, comprometer un fl ujo de pagos futuros para cubrir el precio total del bien adquirido). Ésta es una señal que podría marcar el inicio de un ciclo de desaceleración de la actividad comercial si no se logra restablecer la confi anza en la moneda local y está claro que las últimas medidas adoptadas para desalentar la compra de dólares no son el camino más indicado para restablecer la tranquilidad de los inversores.

El plan anunciado de fuerte reducción de subsidios contenidos en la tarifas de ser vicios públicos sería un paso efectivo en dirección a contener la infl ación, en la medida que la recomposición del ahorro público permita la eliminación de la asistencia monetaria del Banco Central y recuperar el control de la política monetaria. La medida signifi cará una fuerte reducción de la capacidad de gasto de los consumidores por una vía doble. La vía directa representa el salto en el importe de las facturas de ser vicios, en tanto que la vía indirecta, representa su impacto sobre los ingresos reales por el alza en el costo de vida. Dado que la eliminación de subsidios no modifi ca el défi cit de rentabilidad de las empresas energéticas, persistirá la falta de incentivos para incrementar la oferta. El saldo comercial defi citario seguirá aunque contenido por la racionalización de la demanda generada por los mayores precios del ser vicio.

Cabe agregar que como contrapartida de la esperada desaceleración en el ritmo de expansión de la economía, el menor ritmo de ventas contribuiría a frenar el avance de los precios, sobre todo en los rubros expuestos a una mayor competencia. De cualquier modo, los pronósticos de infl ación deberían manejarse con cautela dado que el 2012 parece ser un año de corrección de precios relativos sensibles como tipo de cambio y tarifas. El salto obser vado en las tasas de interés (otro de los precios atrasados hasta hace poco tiempo) y las complicaciones que conlleva en la marcha de la economía es una muestra de que los desequilibrios en algún momento se resuelven, independientemente de la voluntad del gobierno de turno.

Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás

 

 


 

Panorama del sector inmobiliario y de la construccion bahiense

El análisis de la coyuntura económica involucra múltiples sectores, actividades y variables pero, sin dudas, uno de los que marca con exactitud las tendencias de
crecimiento, los vaivenes en el mercado laboral y las perspectivas del desempeño económico general es el sector de la construcción y, asociado a él, el mercado inmobiliario. Esto se debe al hecho de tratarse del sector con mayor efecto multiplicador y el de más elevado impacto directo e indirecto en materia de demanda de recursos productivos, por lo que su dinámica está estrechamente vinculada a la performance de la economía en su conjunto.

Dada la importancia sectorial de la actividad de la construcción e inmobiliaria y estando próximo a concluirse el año, resulta de interés y a modo de ir cerrando balances, analizar las principales variables de este sector de la economía en el ámbito de Bahía Blanca. El estudio de dichas variables contribuye a contar con un panorama más completo de la marcha de la economía general de la ciudad y de las expectativas que se abren de cara al nuevo año próximo a iniciarse.
En virtud de lo anterior, el presente informe incluye análisis de diversos indicadores sectoriales tales como estadísticas de la construcción, superfi cie planeada, costos, tendencias inmobiliarias, escrituraciones y precios de referencia, entre otros.

Como anticipo de algunos resultados que luego se desarrollarán en detalle, se menciona que durante el año hubo más obras de construcción en la ciudad, si bien la superfi cie unitaria promedio de los proyectos descendió. Las inversiones sectoriales dieron impulso al mercado de bienes raíces, cuyo valor en dólares se apreció en todos los rubros. La cantidad de escrituraciones y los montos operados avanzaron en términos interanuales, aunque el volumen de hipotecas se reduj o, lo que indica el estancamiento del nivel de créditos. Si bien el desempeño del sector puede califi carse como bueno en términos históricos, hay señales de desaceleració n y factores que introducen cautela en lo sucesivo, como las restricciones en el mercado cambiario impuestas por el gobierno, el encarecimiento del crédito, la infl ación y la escalada de los costos de construcción que prácticamente han duplicado la inflación minorista general acumulada desde la devaluación.

 
Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás

 


 

Una mirada de las exportaciones por Bahia Blanca durante 2010

Luego de un muy buen 2008 en materia de exportaciones y una vez superada la caída en el comercio internacional provocada por la crisis del 2009, el año 2010
volvió a presentar montos elevados de ventas de productos del país al ex terior. Lo mismo sucedió para la aduana de Bahía Blanca, retomando los volúmenes y montos de ventas del 2008. Según datos suministrados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) con base en los datos provistos por la Aduana, las exportaciones totales de Argentina fueron de casi 100 millones de toneladas y de 68 mil millones de dólares, mientras que la aduana de ofi cialización Bahía Blanca registró exportaciones por 9 millones de toneladas y 3,5 mil millones de dólares durante el 2010. A nivel del país, comparando con respecto al año 2009, las exportaciones se incrementaron un 20% medidas en toneladas, y un 23% en dólares. El precio implícito de las exportaciones, que surge de dividir el monto total respecto al volumen total, se incrementó levemente de manera interanual en un 1,7% pasan do de 672 a 684 dólares por tonelada. Para la aduana local, los datos son similares, con una variación anual en volumen de un 19%, en monto del 22%, y del ratio monto por tonelada exportada del 2,5%, al pasar de 378 a 388 dólares por tonelada. El volumen registrado en la aduana local se ubicó por debajo del máximo obser vado en el año 2005.

La participación de Bahía Blanca en las exportaciones del país se mantuvo sin cambios, dado que tanto para el 2009 como para el 2010 representó un 9% en términos de volumen de mercadería exportada y un 5% en relación al monto en dólares comercializado. Obser vando una serie que se extiende desde el año 1992 hasta el año 2010, las participaciones promedio de la aduana de oficialización Bahía Blanca en el total país son del 6% en monto y del 11% en volumen, por lo que el año 2010 se encuentra levemente por debajo del porcentaje promedio en el período señalado.

 
Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás

 


Perspectivas para la campaña agricola regional

La campaña agrícola de granos fi nos representa para la región un componente muy importante en la generación de ingresos y por consiguiente en el nivel de actividad económica. En la mayoría de los partidos del sudoeste bonaerense, la producción agrícola y en particular los cultivos de cosecha fina constituyen una de las principales actividades económicas, por lo que analizar su evolución y proyectar tendencias futuras permite anticipar efectos y prever posibles escenarios económicos para la región. Precisamente en estos conceptos de basa el objetivo del presente estudio.

Las políticas económicas de orden nacional bajo las cuales se ha desempeñado la producción agrícola regional durante los últimos 5 años, posiciona n al sector en un punto de marcada fragilidad e inestabilidad económica. La factibilidad de la actiidad agrícola depende entre otros factores, de la evolución climática y los precios internacionales, por lo tanto en una región donde el factor climático es muy errático, las probabilidades de obtener resultados negativos aumentan. Al mismo tiempo esta situación coexiste con un ciclo de precios internacionales favorable de carácter estructural, que a partir de la política tributaria y las continuas intervenciones ha sido desaprovechado por la región.

El escenario actual no es favorable, tanto desde el punto de vista productivo como en términos de cotizaciones internacionales. A lo largo del año 2011 los precios del trigo mantuvieron una tendencia bajista y se espera una importante reducción productiva a nivel regional como consecuencia del impacto climático. A este contex to se agregan las distorsiones comerciales que se mantienen inalterables desde hace cinco campañas, consolidando un contex to no muy alentador en uno de los sectores de mayor importancia económica a nivel regional. Por lo mencionado anteriormente se plantea como relevante considerar los posibles resultados de la campaña agrícola de granos fi nos a nivel regional, dado que difi eren de los esperados al comienzo de la campaña analizada.

 
Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás

 


 

 


Desarrollo de la industria transformadora plastica en Bahia Blanca

Desde la puesta en marcha del Complejo Petroquímico de Bahía Blanca (CPBB), su impacto económico se ha centrado en la ampliación de empresas instaladas y la consolidación de relaciones con proveedores locales. El efecto de generación de nuevas industrias transformadoras a partir de los insumos producidos por el complejo todavía representa una materia pendiente dadas las expectativas creadas en la comunidad en el tiempo de su inauguración, años después reforzadas con la ampliación y arribo de nuevas empresas. El siguiente estudio se realiza con el propósito de dar respuesta a estos interrogantes y eventualmente diseñar líneas de acción para propiciar el desarrollo de un parque de industrias plásticas en las adyacencias del CPBB.

El trabajo fue fi nanciado por la Asociación Industrial Química de Bahía Blanca (AIQBB). Sus resultados fueron presentados en las 6º Jornadas de Actualización Petroquímica, realizadas en Bahía Blanca el 22 y 23 de septiembre del corriente y organizadas en conjunto por el Instituto Petroquímico Argentino (IPA) y AIQBB.
Los propósitos que guiaron el diseño del estudio fueron los siguientes: (1) detectar las posibles razones que impidieron el desarrollo de las empresas plás� cas tras la puesta en marcha del CPBB; (2) evaluar las posibilidades de incentivar la radicación de nuevas empresas.

Para cumplir con estos propósitos, se trazó como objetivo general la determinación de los factores que han impedido e impiden el desarrollo de la industria transformadora plástica a partir de la producción de materias primas del CPBB: polietileno (PE) y policloruro de vinilo (PVC). El estudio requirió la realización de entrevistas personales con altos directivos de las principales empresas que conforman la cadena de producción y comercialización del PVC y PE.

El informe consta de cuatro secciones. La primera presenta una caracterización de las cadenas productivas de las materias primas producidas por el CPBB. Se analiza la distribución territorial de las empresas, sus principales productos y la magnitud y destino de los fl ujos de producción de PE y PVC despachados desde el CPBB.

 
Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás

 




SUSCRIBIRSE