CREEBBA - Indicador de Actividad Económica - IAE Nro. 114

Indicadores de Actividad Económica (IAE) Nº 114
enero 20
10

 
 

 

 


 

Balance anual y perspectivas económicas

En el plano internacional, 2010 fue un año de nítidos contrastes. En términos globales, la recesión en las principales potencias fue quedando atrás de forma muy lenta y gradual, y al finalizar el período persistían dudas sobre la continuidad de este proceso debido a la crisis fiscal en Europa y la resistencia a la baja de la tasa de desempleo en Estados Unidos. En contrapartida, las economías emergentes como China, India y Brasil presentaron un fuerte crecimiento que permitió sostener el nivel de producción y comercio global.

De acuerdo a estimación del FMI, la economía mundial cerraría el año con un crecimiento del 4,8%, con una recuperación importante con respecto a la contracción de -0.6% registrada en el 2009. Este promedio oculta resultados muy diferentes entre el grupo de economías avanzadas y el de economías emergentes o en vías de desarrollo, dado que en tanto que el primero creció un 2.7% en promedio, el segundo registró una tasa media del 7.1%. Los contrastes se acentúan si se comparan países; en un extremo países como España, Grecia e Irlanda siguieron en recesión con caída leves del producto bruto interno (PBI) en tanto que China e India culminaron el 2010 con tasas de crecimiento anual cercanas al 10%. La recesión del 2009, las políticas de estímulo al gasto y la lenta recuperación del 2010 dispararon el déficit fiscal de las principales potencias. Las dificultades de financiamiento se acentuaron en Grecia, Portugal, Irlanda y España, reflejándose en la caída de precio de sus títulos de deuda y el consiguiente aumento del riesgo país

La crisis de deuda pública reflejada en el derrumbe de cotizaciones de bonos de los gobiernos europeos, representó una sería amenaza para el sector bancario, porque estos títulos representan una parte muy significativa de sus activos totales. Al disminuir la calidad del respaldo, se podían ver arrastrados a la quiebra en caso de un retiro masivo de depósitos por parte de ahorristas. Frente a esta dificultad y a efectos de reducir su exposición al riesgo de iliquidez, los bancos no expandieron su cartera de créditos. Al estancarse el nivel de actividad, aumentaron las dificultades de financiamiento del sector público y por ende, del sistema bancario.

 
Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás

 


Balance anual y perspectivas 2010 de la economía regional

El objetivo del presente informe es trazar un balance de la economía regional a partir de la lectura de distintos indicadores verificados durante el año 2010. El análisis

toma como referencia primero el contexto nacional, posteriormente se compara con otras regiones y finalizar con una mirada a la situación regional

En términos generales, la economía local tuvo un contexto de fuerte reactivación del consumo. El estudio detallado de la evolución y perspectivas macroeconómicas fue desarrollado en la sección que precede a este informe. Por lo tanto, el punto de partida del siguiente análisis toma como marco de referencia una tasa de crecimiento del producto bruto interno cercano al 8.5% anual. Con una tasa de inflación en torno al 25%, resulta una tasa de crecimiento del ingreso nominal superior al 38%. Bajo este marco general, cabía esperar un fuerte crecimiento de la actividad económica local; pero interesa más determinar si el desempeño local estuvo por encima o debajo de lo observado a nivel del país. En definitiva, este resultado determinará si la región del sudoeste de la provincia de Buenos Aires, con cabecera en la ciudad de Bahía Blanca, se atrasa o progresa con respecto al resto del país. Definidos los resultados de esta comparación realizada a partir de la evidencia aportada por un conjunto amplio de indicadores, se analizan sus posibles causas.

En primer lugar, cabe destacar que los indicadores locales han reflejado un importante crecimiento de la actividad a lo largo del año 2010. La salida de la recesión ya se insinuaba en los últimos meses del 2009, y en los meses posteriores se observó una afirmación de la tendencia positiva. El indicador de situación general de las empresas locales, obtenido del procesamiento de la encuesta de coyuntura, mostró una importante mejora hasta marzo. A partir de allí, se sostuvo en un nivel acorde a una situación normal tendiente a buena y sobre fin de año presenta un nuevo ascenso. Esta descripción refleja un buen nivel de actividad comercial en la ciudad a lo largo del año.

Al igual que en otras ciudades del país, el aumento del empleo y las mejores salariales incrementaron la capacidad de gasto de los consumidores locales. La inflación se encargó de ir licuando esas mejoras con el transcurso de los meses pero el ritmo de compras se mantuvo por las amplias facilidades de crédito al consumo y la falta de opciones para resguardar ahorros de la sostenida desvalorización de la moneda local.

El efecto del empleo se puede cuantificar con los resultados de la encuesta permanente de hogares (EPH) elaborada por INDEC cuya última medición correspondió al tercer trimestre del 2010. Sobre una población estimada de 310 mil habitantes, el aumento de la tasa de ocupación del 41.8% (IV Trimestre del 2009) al 43.1% (tercer trimestre del 2010), significó una generación de alrededor superior a los 4 mil puestos de trabajo. Tomando un salario promedio bruto de $4 mil, el efecto empleo habría determinado un aumento de la masa salarial anual del orden de los $190 millones de pesos. Para dar una idea de magnitud cabe señalar que esta cifra representaría casi el 70% del monto de remuneraciones pagadas por el Complejo Petroquímico local en el año 2009 y expresada a moneda de hoy.

El crédito bancario fue otro de los factores que contribuyó a incrementar el nivel de actividad local. En el transcurso de tres trimestres, el monto de préstamos otorgados por bancos locales presentó un aumento del 20%. Esto representaba un aumento en la capacidad de gasto superior a los 160 millones de pesos durante los primeros nueves meses del año. Si bien no se cuenta con detalles sobre la composición del monto a nivel local, tomando como referencia la situación a nivel país, predominarían los préstamos personales en gran medida destinados a financiar consumo. Cabe agregar que el crédito comercial acompañó al crédito bancario extendiendo la financiación de proveedores y bancos a clientes a través de planes de pago.

 
Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás




SUSCRIBIRSE