CREEBBA - Indicador de Actividad Económica - IAE Nro. 104

Indicadores de Actividad Económica (IAE) Nº 104
mayo 2009

 

 

 

 


Nota Editorial: Trampa de expectativas y posibilidades de revertir la recesión

Es necesario poner en marcha la actividad privada a partir de la recuperación de la confianza y la remoción de restricciones sobre los sectores más competitivos como el agro.

La inestabilidad en las reglas de juego, con una marcada propensión a intervenir en el funcionamiento de los mercados a través de complejas regulaciones ha ido generando una trampa de expectativas.

Se sentirá la contracción de demanda por la baja en la intención de siembra de trigo, sumada a posibles cambios en transferencias gubernamentales e impacto de la crisis en el mercado laboral.

A partir de marzo y abril, el impacto de la crisis financiera sobre la economía mundial muestra su mayor intensidad a través de una fuerte caída de la producción y un alto desempleo en las principales potencias; no obstante, en forma paralela comienza a afirmarse la percepción de una lenta estabilización de los mercados de crédito. Estas señales alimentan un cambio positivo en las expectativas reflejadas en la tendencia alcista en la cotización de activos financieros y en el precio de productos primarios como los granos y el petróleo. A medida que estas tendencias se afirman, se consolida la perspectiva de un escenario de gradual recuperación de la economía internacional.

Este cambio positivo, que pocos se animaban a pronosticar apenas un par de meses atrás, debería representar un dato fundamental para trazar posibles escenarios para el resto del año. Lamentablemente, no resulta suficiente para revertir el panorama desalentador que hoy presenta la economía del país, con claras señales de retracción en el nivel de actividad económica y un creciente deterioro de expectativas.

La economía argentina claramente ha revertido la fase de expansión y transita una fase recesiva. Transcurrido más de tercera parte del año, distintos indicadores confirman un proceso de caída en la actividad económica iniciado a partir del último trimestre del año pasado. Varios factores se han conjugado para explicar este contraste en la evolución de las expectativas locales y en el exterior, entre los que cabe destacar la crítica situación del sector agropecuario agravada por la sequía y la creciente incertidumbre generada por una política económica sin respuestas frente a la recesión, y que por el contrario, genera una desconfianza cada vez mayor a través de medios cuestionables para acceder a nuevas fuentes de financiamiento del gasto público. El resultado es la consolidación de la tendencia recesiva a través de la caída del gasto interno en consumo e inversión, y una persistente salida de capitales que presiona sobre el nivel de reservas del Banco Central.

La sequía ha reducido la actividad agropecuaria a niveles mínimos. De acuerdo a estimaciones de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la producción de soja de esta campaña llegaría a 32 millones, registrando una disminución del 28% respecto a la campaña anterior. En el caso del trigo, la caída llega a casi el 50% con una producción de 8,5 millones de toneladas en la última campaña. La caída de ingresos de la actividad tiene un impacto amplio, haciéndose sentir con mayor intensidad en grandes ciudades del interior y en el complejo de actividades en torno a la producción agrícola.

La crisis económica internacional impacta a través de una fuerte reducción de la demanda de exportaciones. De acuerdo a datos del INDEC, en el primer cuatrimestre del año, se registra un descenso del 22% en el monto de exportaciones, con una reducción del 18% en las cantidades exportadas de manufacturas industriales. Las ventas al exterior de la industria tienen a Brasil como principal destino. Debido al impacto de la crisis internacional, para el resto del año, hay escasas perspectivas de recuperación en el ritmo de exportaciones a este mercado, a lo que se podrían sumar nuevos obstáculos si se intensifican conflictos comerciales generados por el aumento de trabas a las importaciones impuesta por el gobierno nacional.

La caída de demanda tanto externa como interna genera en las empresas, una acumulación excesiva de inventarios y dificultades para mantener el equilibrio financiero. Estos desequilibrios llevan a la industria a disminuir su nivel de producción y al sector comercial, sus compras a proveedores. La necesidad de ajuste será tanto mayor, si se acelera el ritmo de disminución de la demanda en los próximos meses.

El efecto de la caída en el nivel de actividad económica sobre el empleo ha sido amortiguado por la postergación de planes de reestructuración del personal de las empresas a través de recortes de jornadas, adelantos de vacaciones y subsidios gubernamentales. Si no se confirmara un rebote en el nivel de actividad, al agotarse estas vías, se podría reflejar en un aumento del desempleo en un clima de creciente conflictividad laboral. Este impacto podría intensificarse si los representantes sindicales no contemplan la posibilidad de flexibilizar sus demandas por mejoras salariales.

Un aumento del desempleo sumará un factor de retracción en la demanda de bienes de consumo masivo a través de la reducción de la masa salarial y un mayor deterioro de expectativas; a lo que se agregaría el persistente desgaste de la capacidad de compra de los salarios por los efectos de una inflación que se mantiene en niveles elevados – en torno a un promedio del 1 % mensual en el primer cuatrimestre -.

El estado nacional enfrenta crecientes dificultades financieras, pese a la enorme transferencia de recursos que significó la reforma del sistema previsional. La tasa de crecimiento de los gastos ha disminuido pero aún resulta muy superior al ritmo de crecimiento de la recaudación, marcando una tendencia a la reducción del superávit primario. A medida que se afirma esta tendencia a la reducción del ahorro primario, y pese a que todavía se cuenta con un importante stock de recursos extraordinarios del ANSES y otros entes descentralizados, el equilibrio financiero del gobierno se ve cada vez más comprometido.

En este marco, se mantiene la pérdida de confianza de los ahorristas e inversores. Durante marzo y abril se presentó una tendencia firme a la dolarización de ahorros pese a la intensificación de controles en las operaciones de compra de divisas de los principales operadores. Esta situación se vio reflejada en una sostenida disminución en el nivel de reservas del Banco Central, un menor ritmo de expansión en los medios de pago y de crédito, y un fuerte crecimiento de los depósitos en dólares.

 

Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás

 

 


 

Inversiones en proyectos de construcción: niveles y tendencias

El sector de la construcción representa uno de los principales motores de crecimiento de la economía y, a la vez, constituye un reflejo del comportamiento de la marcha del producto agregado. Esta retroalimentación entre evolución de la economía real y planes de edificación hace que los nuevos proyectos edilicios adquieran protagonismo en tiempos de expansión, lo que a su vez contribuye a apuntalar el empleo y el crecimiento. Asimismo, los contextos recesivos resienten los planes de obra, generando repercusiones en la producción y comercialización de materiales y en la contratación de mano de obra y servicios indirectos, lo que concurre en la profundización de la caída de actividad.

Resulta interesante, teniendo en cuenta el dinamismo del sector de la construcción, una evaluación de su comportamiento en el ámbito local, sobre la base de las estadísticas de edificación de Bahía Blanca y otros datos complementarios. En particular, es posible corroborar el carácter procíclico de la actividad y, adicionalmente, estimar montos de inversión a través del tiempo, a partir de los costos estándar de obra y los proyectos autorizados en la ciudad.

En la primera parte de la nota se comentan las cifras de construcción según superficie autorizada a lo largo de la última década en Bahía Blanca. Posteriormente, las mismas se confrontan con las series de producto bruto, con el propósito de comprobar el comportamiento procíclico del sector. Luego se describe la evolución del costo de la construcción a nivel local para finalmente realizar estimaciones aproximadas de inversión en proyectos edilicios, tanto a nivel general como por sector geográfico de la ciudad y según tipo de inmueble.

 
Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás

 

 


Las provincias y la coparticipación

Con frecuencia, el análisis de las cuentas públicas concentra su atención en la situación fiscal del gobierno nacional. Sin embargo, la consideración del estado de las cuentas públicas provinciales adquiere particular relevancia cuando hay caída en el nivel de actividad, y como consecuencia de ello disminuye la recaudación y se incrementa la presión sobre el gasto público.

En un país con organización federal, la evaluación completa del frente fiscal requiere analizar la distribución de potestades tributarias entre Nación y provincias y las responsabilidades de gasto inherentes a cada nivel de gobierno. De acuerdo a la Constitución nacional, las provincias y la Nación comparten la recaudación de los impuestos internos, existiendo un régimen de coparticipación impositiva que estipula el mecanismo de distribución de recursos entre el gobierno central y los gobiernos subnacionales.

La coparticipación de impuestos es en esencia una distribución de recursos de propiedad común. Como tal, genera incentivos entre los beneficiarios para sacar el máximo provecho en la negociación, dificultando de ese modo las modificaciones que tiendan a mejorar el sistema. Por otra parte, el fondo común se conforma con la recaudación de los distintos impuestos que, si bien son de origen nacional, son soportados por los habitantes de las distintas provincias del país. Se plantea entonces una especie de balance entre lo que cada jurisdicción geográfica aporta a través de lo que recauda y lo que recibe en concepto de coparticipación. El objetivo de este estudio es analizar la situación reciente, considerando la distribución de recursos de origen nacional a cada una de las jurisdicciones en relación con la recaudación de los impuestos coparticipables que cada una aporta.

 
Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás


 

 


La ganadería regional y la necesidad de capital en el mediano plazo

A partir del año 2005, se generaron importantes distorsiones en el funcionamiento de la cadena vacuna tanto a nivel nacional como regional, producto de las continuas intervenciones del sector público. Desde ese período, los indicadores de la actividad, reflejaron una evolución contraria a la deseada, revirtiendo la tendencia positiva que mostraban hasta ese momento. La producción primaria fue el eslabón más perjudicado por las políticas implementadas sobre el sector, donde la evolución en algunos de esos indicadores así lo demuestra. La caída en el stock bovino, el incremento en la faena de hembras, el envejecimiento del rodeo, el menor peso de faena por incentivos a producir categorías livianas, el menor volumen de exportaciones, la menor producción de carne proveniente de novillos y la transferencia de ingresos hacia los eslabones intermedios de la cadena, representan los efectos directos de la política pública sobre uno de los principales sectores de la economía regional.

 
Abstract de la nota publicada en Indicadores de Actividad Económica (IAE). Si desea recibir la versión completa del informe vía mail, contáctenos a info@creebba.org.ar, o bien puede acceder al archivo haciendo clic aqui.

volver atrás



SUSCRIBIRSE